Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ella le dona un riñón y él termina pidiéndole matrimonio

Le dona un riñón y él termina pidiéndole matrimonioInformativos Telecinco

Ashley McIntyre estaba escuchando en la radio la historia de Danny Robinson, enfermo de nefropatía por IgA, cuando decidió ponerse en contacto con la familia del joven para poder donarle un riñon. Tras la intervención quirúrgica, los jóvenes de Kentucky sintieron que tenían una conexión más profunda. Danny y Ashley comenzaron una relación y el joven terminó por pedirle matrimonio en navidad. Ahora están a la espera de su primera hija que nacerá el próximo mes de junio. Lo que todos pronosticaban en negativo, concluyó en un final feliz.

La historia de amor de estos dos jóvenes no es de las más típicas, y más teniendo en cuenta que se conocieron por problemas graves de salud. A los 16 años, a Danny Robinson le diagnosticaron nefropatía por IgA, una enfermedad renal inflamatoria. El joven sufría fallo renal desde 2012, el mismo año en el que perdió a su padre a causa de un cáncer en el cerebro, tal y como publica CNNEspañol.
Trabajaba como electricista a tiempo completo en Louisville (Kentucky), y se sometía a sesiones de diálisis de cuatro horas tres veces a la semana para permanecer con vida mientras esperaba un trasplante.
El 16 de enero del 2014, Ashley McIntyre estaba escuchando un programa de radio en el que compartieron la historia de Danny. Ninguno de sus familiares era elegible para donar sus riñones, y los donantes anónimos que se ofrecieron no eran compatibles.
Al día siguiente, Ashley cumplía 25 años y decidió contactar con la madre de Danny a través del presentador de radio. La joven dijo que no se le ocurría otra cosa que hacer el día de su cumpleaños que regalarle la vida a alguien.
Ashley siempre ha mantenido su intención de donar sus órganos una vez fallecida, pero nunca había contemplado la opción de ser donante durante su vida. Danny tenía sangre tipo O, lo que significa que solo era compatible con un donante con sangre tipo O.
Ashley contaba con el mismo tipo de sangre, pero tendría que someterse a una serie de pruebas de sangre, físicas y psicológicas para comprobar la valía de sus riñones. Al final se determinó que los dos jóvenes eran compatibles y se aprobó el trasplante.
Ashley no quería conocer a Danny o a su familia hasta que se aprobara la cirugía. "Ella tenía miedo de defraudarnos. Todo lo que quería hacer era abrazarla. Ella era nuestro ángel", dijo Denise Stutzenberger, la madre de Danny.
La señora Stutzenberger confesó que incluso antes de conocer a Ashley, ella estaba convencida de que su hijo terminaría casándose con ella.
"Le dije: 'Tú vas a ser mi nuera, solo que aún no lo sabes'". "No sé cómo explicarlo. Algo en mí me lo dijo".
Le dona un riñón y él termina pidiéndole matrimonio
Las dos familias se unieron meses previos al trasplante, que se realizaría el 17 de abril en el hospital Albert B. Chandler de la Universidad de Kentucky en Lexington (EEUU). La noche antes de la operación, Danny le regaló a Ashley un joyero musical, en el que estaba inscrito la frase: "Ashley, eres un ángel". Una vez que abrías la caja musical, se reproducía la canción "I'll Be There", de Jackson Five.
Justo después del exitoso trasplante, la pareja sintió que tenían una conexión más profunda, pero fueron cautos. El 5 de junio, Danny decidió dar el paso y le propuso a Ashley que fuera su pareja.
Ellos han sido inseparables desde entonces, Danny le propuso matrimonio en Navidad y ya están esperando una niña, Berkli, que nacerá en el mes de junio.
"Supongo que podríamos decir que simplemente nos enamoramos". "Le dije que quería estar con ella para siempre", cuenta el joven.
Danny tomará medicamentos en contra del rechazo para el resto de su vida, pero comentó que ahora se encuentra bien de salud. El riñón de Ashley no durará para siempre. El tiempo aproximado es de 20 a 30 años. "Desearía tener cincuenta riñones para dárselos", dijo Ashley.
"Me siento en una nube, simplemente ha sido un viaje increíble, inesperado y afortunado", relata la joven.