Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El divertido y especial regalo de Haakon de Noruega a los reyes por sus 80 cumpleaños

La celebración del 80 aniversario de los monarcas de Noruega ha reunido a las familias reales europeas en una celebración cargada de glamour y marcada por la lluvia, pero como cualquier "reunión familiar" la fiesta también contó con divertidas anécdotas y alguna que otra sorpresa.
Haakon de Noruega, el sucesor natural al trono, ha sido el encargado de poner el toque de humor a una cena de gala y sorprender a sus progenitores con un especial regalo. Como todos los padres, Harald y Sonia de Noruega han pedido siempre a su hijo que muestre su mejor imagen, peleando con él para que abandonase su mítica barba, pero también como es normal el marido de Mette-Marit ha permanecido fiel a su estilo y hecho caso omiso al deseo de sus padres.
Sin embargo, Haakon ha aprovechado la elegante celebración para darles el gusto a sus padres. El heredero abandonó la cena, en la que se encontraban el resto de familias reales, para volver a incorporarse al rato completamente afeitado, quitándose la barba que le permitía descubrir su cara más divertida.
El especial regalo de Haakon a sus padres se convirtió en uno de los asuntos más comentados de la noche entre los monarcas europeos que no salían de su asombro.
Pero ese no fue el único momento en el que Haakon se saltaba el protocolo. El monarca y su consorte salían al balcón de palacio para recibir las felicitaciones del pueblo noruego acompañados del resto de la familia, sorprendiendo el sucesor con un divertido baile al ritmo de "cumpleaños feliz" sin ocultar la emoción por los 80 años de sus padres y consiguiendo que tanto Mette-Marit como su hermana Marta Luisa y sobrinas imitaran su coreografía.
Pero Sverre Magnus, el hijo pequeño de los herederos, parece haber heredado la gracia y el humor de su padre y acaparó las miradas que se dirigían al balcón mientras realizaba el movimiento de moda: el dab-dance, que consiste en alargar un brazo, doblar el otro y bajar la cabeza.
Sin duda, una celebración familiar de lo mas divertida a pesar de la presión mediática y la presencia de importantes cargos a nivel internacional.