Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sale del supermercado sobre sus rodillas porque no le dejaron usar la silla de ruedas

Cuando Shane Zahn salió de su casa para hacer algunas compras no podía imaginar la situación que desgraciadamente le iba a tocar protagonizar.

Residente en Garner, Iowa, Estados Unidos, el hombre, que tiene una discapacidad al faltarle un pie, cuando se dirige a un establecimiento para comprar suele hacer uso de una silla de ruedas manual para desplazarse a no ser que sepa a ciencia cierta que el citado punto de venta posee una eléctrica, como la del supermercado al que acudió.

De este modo, cuando le dejaron en la puerta del establecimiento, un empleado le trajo una de éstas y Shane procedió a realizar sus compras y efectuar el pertinente pago de las mismas.

Sin embargo, al salir, la historia dio un giro radical: no le permitían salir a la zona de aparcamiento con la silla de ruedas eléctrica para dirigirse hasta el coche.

Incrédulo y sin palabras, Shane evitó la confrontación y decidió, en un gesto reivindicativo, salir del establecimiento sobre sus rodillas.

“Pagué todo lo que compré, quería irme y me dijeron que no podía usar la silla de ruedas para ir hasta el coche. Devolví todo y tuve que salir usando mis manos y mis rodillas. Solo estoy intentando hacer ver a la gente cómo tratan en este lugar a los clientes con discapacidad”, escribió el hombre en Facebook, donde publicó las imágenes después de pedirle a su hijo que grabase la escena, tal y como recoge KIMT News.

Según informa el citado medio, un responsable del supermercado le ha trasladado sus disculpas y ha lamentado el suceso señalando que el empleado no tomó la decisión adecuada: “No refleja de ninguna manera nuestros principios y valores sobre cómo tratamos a nuestros clientes”, comunicó.

Así mismo, detalló que existen ciertas “normativas dirigidas a la protección” de los clientes “en términos de incidentes que puedan suceder cuando hacen uso de las sillas motorizadas en el aparcamiento”, si bien, puntualiza, “de ninguna manera tendríamos una normativa para negar el acceso a ellas, tal y como parece en este caso”.