Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La directora del centro de menores de Monteolivete: "Se cierra porque no cumple los requisitos de habitabilidad"

La Generalitat Valenciana cierra el centro de recepción de menores de Monteolivete, en Valencia, porque "no cumple los requisitos de habitabilidad" y presenta unas condiciones "infames" por falta de mantenimiento, según ha precisado el propio centro.
La directora de la instalación, Yolanda Calero, ha explicado este martes a los medios de comunicación el estado en el que se encuentra este centro, que ha llegado a acoger 120 niños, que ahora se trasladan a otros puntos de la provincia como la Pobla de Vallbona, Burjassot o Buñol.
Este es uno de los ejemplos de instalaciones "obsoletas" dadas a conocer este lunes por la vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, quien denunció el estado de "desamparo" en el que se encontraban muchos de los menores tutelados por la Generalitat en los centros de acogida durante la etapa del Gobierno del PP. En uno de ellos, la Inspección detectó comida "escasa y caducada" e "indicios de malos tratos".
Los medios de comunicación han recorrido este martes el centro de Monteolivete, que presenta en algunas habitaciones puertas rotas y sin manivelas, muebles deteriorados o en mal estado, desconchones en paredes, humedades, enchufes al aire, armarios sin puertas o aparatos eléctricos con desperfectos, entre otras incidencias.
"La primera sensación al entrar en el centro fue nefasta porque las condiciones son infames", ha descrito Calero, quien ha explicado que en la instalación "ha habido falta de mantenimiento durante mucho tiempo y se ha llegado a una situación donde no hay condiciones mínimas de habitabilidad para los chavales".
DURMIENDO EN EL SUELO
Hasta el punto, según ha relatado, de que no hay suficientes camas para los menores residentes. En agosto ha relatado que tuvieron que hacer compra "extraordinaria" de literas "de forma urgente" porque había algunos "durmiendo en el suelo". Según ha precisado, el centro llegó a tener 84 residentes cuando la ratio es de 54, una cifra que considera "demasiado elevada" ya que debe ser inferior para ser "más personalizada y adecuada a las necesidades de los chavales de protección".
En cuanto a los perfiles de los residentes, destaca que hay una "mezcla", con menores en estado de protección "pura y dura"; menores extranjeros solos desamparados, tutelados por la Generalitat; menores agresores; otros maltratados por sus padres; niños que no tienen a nadie y otros con medidas de internamiento o que han finalizado libertad vigilada y que acaban aquí al no haber plazas en otros centros.
"Al ser centro de recepción cabe de todo", ha insistido, y ha explicado que el trabajo diario es "complicado" ya que, junto con el exceso de residentes, hay menores extranjeros con una cultura diferente, con lo que se dificulta el trabajo de los educadores.
TRASLADOS A OTRAS PROVINCIAS
"Durante meses se ha intentado disminuir la ratio, se ha hecho traslado de chavales sin arraigo en Valencia a otras provincias para bajar la ratio al máximo posible", ha dicho, pero también se está "volviendo a empezar porque los menores con necesidad de protección no se acaba nunca".
En esta línea, ha subrayado que se cierra porque "no cumple los requisitos de habitabilidad y un informe de Inspección aconseja el cierre del centro". "Si ha estado mucho tiempo abandonado, sin reformas, se va deteriorando", ha dicho, y ha incidido en que el lugar "no es adecuado", algo que "se lleva diciendo por el personal del centro desde hace tiempo".