Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dieta mediterránea para luchar contra las enfermedades cardíacas

Dieta mediterráneacuatro.com

La dieta mediterránea protege contra las enfermedades cardíacas mejor que el ejercicio, según un estudio de la Universidad de Harokopio de Atenas. Aquellas personas del estudio que siguieron la dieta, basada en fruta fresca y verduras, junto a granos, nueces, legumbres, aceite de oliva y pescado e, incluso una copa de vino tinto eran un 47% menos propensos a padecer enfermedades cardíacas en un período de 10 años.

Los adultos que siguen muy de cerca esta dieta tienen un 47 por ciento menos de probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón durante un periodo de diez años en comparación con personas similares que no se alimentan con los patrones de la dieta mediterránea, como se vio en un estudio que se presenta el 15 de marzo en la 64 Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología, que se celebra en San Diego, Estados Unidos.
Entre los participantes en la investigación, la adherencia a la dieta mediterránea fue más protectora que la actividad física. El estudio, realizado en Grecia, refuerza la evidencia de trabajos anteriores que apuntan a beneficios para la salud de esta dieta y es el primero en realizar un seguimiento del riesgo de enfermedad cardiaca durante diez años en la población general, según sus autores. La mayoría de los análisis anteriores se han centrado en personas de mediana edad, informa Dailymail.
La investigación demuestra que la dieta mediterránea tradicional está ligada a la pérdida de peso, la disminución del riesgo de diabetes, presión arterial y niveles de colesterol en la sangre, además de la reducción del riesgo de enfermedades del corazón.
"Nuestro estudio muestra que la dieta mediterránea es una intervención beneficiosa para todo tipo de personas, de ambos sexos, todas las edades e individuos sanos y aquellos con problemas de salud. También revela que la dieta mediterránea tiene beneficios directos para la salud del corazón, además de sus beneficios indirectos en la gestión de la diabetes, la hipertensión y la inflamación", explica Ekavi Georgousopoulou, de la Universidad Harokopio, que llevó a cabo el trabajo junto con Demóstenes B. Panagiotakos, también profesor de esa universidad.
La investigación se basa en datos de una muestra representativa de más de 2.500 griegos adultos, de entre 18 y 89 años, que proporcionaron información sobre su salud a los científicos cada año entre 2001 y 2012. Los participantes también completaron encuestas en profundidad acerca de su historial médico, estilo de vida y hábitos alimentarios al inicio del estudio, después de cinco años y tras diez años.
Contra la enfermedad cardiaca, la dieta mediterránea

En general, casi el 20 por ciento de los hombres y el 12 por ciento de las mujeres involucrados en la investigación desarrollaron o murieron por enfermedades del corazón, un conjunto de trastornos que incluye derrame cerebral, enfermedad coronaria causada por la acumulación de placa en las arterias del corazón, síndrome coronario agudo como el ataque al corazón y otras enfermedades. Otros estudios han mostrado que griegos y estadounidenses tienen tasas similares de enfermedades del corazón y sus factores de riesgo.

Los investigadores anotaron las dietas de los participantes en una escala 1-55 en función de su frecuencia y nivel de ingesta de 11 grupos de alimentos. Los que se situaron en el tercio superior en términos de adherencia a la dieta mediterránea, que indica que siguen de cerca la dieta, presentaban un 47 por ciento menos de probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón durante los diez años de seguimiento frente a los participantes que puntuaron en el inferior tercio, lo que indica que no siguen de cerca la dieta.

Cada aumento de un punto en la puntuación de la dieta se asoció con una caída del 3 por ciento en el riesgo de enfermedades del corazón. Esta diferencia fue independiente de otros factores de riesgo de patologías del corazón, como edad, sexo, antecedentes familiares, nivel educativo, índice de masa corporal, hábito de fumar, hipertensión, diabetes y colesterol alto, que los investigadores ajustaron en su análisis.

El estudio también confirmó los resultados de trabajos anteriores que indican que el sexo masculino, la edad avanzada, la diabetes y los niveles elevados de proteína C reactiva, una medida de la inflamación, se vinculan con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca.

Entre los participantes del estudio, las mujeres tendían a seguir la dieta mediterránea más de cerca que los hombres. A pesar del hecho de que Grecia es la cuna de la dieta mediterránea, la urbanización ha llevado a muchos griegos a adoptar una dieta más occidental durante las últimas cuatro décadas, resalta Georgousopoulou.