Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mirar fotos de alimentos puede ayudarte a bajar de peso

chocolate, tarta, dulce, postrecuatro.com

Mirar muchas fotos de comida puede hacer menos agradable la ingestión. Lo dice una investigación que habla del "aburrimiento sensorial", que provoca mirar las imágenes del plato mostrado, al punto de generar rechazo o hartazgo.

Colgar fotos de comida en Instagram ha sido votado por los usuarios como uno de los hábitos más molestos del sitio. Sin embargo, una nueva investigación sugiere que la tendencia podría en realidad ayudar a controlar nuestros apetito.
El estudio, realizado por investigadores de la Universidad Brigham Young, en Utah, ha encontrado que mirar muchas fotos de comida puede hacer que sea menos interesante comerlos, e incluso que las personas dejen de comer ese alimento para siempre, según ha publicado el Daily Mail.
La razón es que mirar tanto un determinado alimento o plato puede hacer que la gente se aburra, incluso antes de probarlo.
Igualmente si la gente ve constantemente fotos de hamburguesas o tartas , por ejemplo, en Instagram y otros sitios de fotos como Pinterest, la próxima vez que tengan una hamburguesa en un plato, es posible que no  la disfruten tanto.

"Te cansas del sabor sin probar la comida", dijo uno de los autores del estudio y profesor universitario Ryan Elder.
"Es el aburrimiento sensorial, que hace que usted no quiera sentir ese sabor nunca más".
Los investigadores experimentaron con 232 personas a la que dividieron en dos grupos. A uno le mostraron 60 imágenes de alimentos dulces y al otro 60 de comidas saladas.
Los participantes tenían que calificar cada imagen de acuerdo a la forma en que la comida se veía, si apetecible o muy apetecible y el grado en que les gustaría probar el alimento.
Las personas que habían mirado los alimentos salados acabaron disfrutandomenos de los cacahuetes que los que no vieron imágenes de estos.
Los investigadores creen que los sujetos se saciaron con la experiencia sensorial específica mirando las imágenes que sentían que ya los habían probado cuando fueron a comerlos.
La saciedad se define como el descenso del nivel de disfrute con el consumo repetido. En otras palabras, después del quinto mordisco de la tarta ya no está tan buena como el primero.

"Si usted quiere disfrutar de comer determinados alimentos, evite mirar demasiadas imágenes de estos", dijo Larson. "Incluso me sentí un poco mal del estómago durante el estudio, después de ver todas las fotos dulces que tuvimos ".
El investigador ha sugerido que si una persona tiene una predilección por alimentos poco saludables o que engordan, como el chocolate y quiere dejar de comerlos. Debería mirar fotos de ese alimento.
"Tienes que mirar una buena cantidad de estas imágenes para obtener estos efectos ", dijo el científico.