Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tirita milagrosa: El doloroso método para bajar hasta diez kilos al mes

dieta,método para bajar de peso,baja de peso,tirita cosida,lengua,método dolorosocuatro.com

Los métodos para bajar de peso florecen como la mala hierba. Hay para todos los gustos, desde el bypass gástrico hasta las dietas milagro. Un cirujano estadounidense ha convertido en popular este método extremo. Basta coser al paciente una tirita sobre la lengua para que este pierda esos kilogramos que lo agobian. El método resulta tan doloroso, que un paciente puede deshacerse de hasta 10 kilos en un mes.

'La tirita de los milagros' es un invento del cirujano plástico Nikolas Chugay, de Beverly Hills, que en 2009 comenzó a aplicarla.
Su clínica de Los Angeles es la única que practica la intervención, que define como más económicos y menos riesgosos que otros utilizados con los mismos fines.
La tirita, fabricado de un plástico duro, es del mismo tipo de los utilizados para 'reparar' las hernias, según explica el propio médico en su web.
La tirita se cose a la parte superior de la lengua con seis puntos de sutura, para convertir el consumo de alimentos sólidos en misión imposible.
De esta forma, el paciente está obligado a seguir un dieta líquida o a consumir los preparados por Chugay.
El médico advierte en su vídeo, que este método es temporal y no puede durar más de un mes, porque transcurrido ese tiempo la lengua empieza a regenerarse y podría englobar la tirita.
Para el experto, sin embargo, este tiempo es suficiente para perder hasta 10 kilogramos, porque un paciente con el plástico cosido a la lengua solo logra ingerir unas 800 calorías diarias.
El tratamiento, aunque más económico que un Bypass gástrico, que cuesta unos 20.000 dólares, obliga al paciente a desembolsar unos 2.000 dólares, que en estos tiempos es una fortuna.
El inventor de este método, también explica las dificultades que los interesados deberán enfrentar: salivación excesiva, dificultades para deglutir y hablar, entre otros sufrimientos.