Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No le des tus dientes al Ratoncito Pérez

Niño con dientes de lecheGtres

Hasta ahora, cada vez que a un niño se le caía un diente de leche lo colocaba debajo de la almohada a la espera de la visita del Ratoncito Pérez. Una tradición que puede comenzar a cambiar desde que se ha descubierto que los dientes de leche contienen células madre, y su almacenamiento puede implicar que si ese niño enferma en el futuro, podrá curarse.

Hoy en día quitar un diente es mucho menos traumático que de lo que era hace unos años, sin embargo continúa siendo una operación poco agradable que muchos niños prefieren evitar.  
A pesar de eso muchos dentistas comienzan a sumarse a una novedosa iniciativa para preservar las células madre que poseen los dientes de leche. Neil Counihan es uno de estos profesionales que ya ha guardado los dientes de su sobrino, "el crecimiento de tejido o hueso utilizable es la odontología en su forma más avanzada", aseguraba al Daily Mail.
La operación consiste en guardar el diente del niño y enviarlo a un laboratorio especializado en el que procesarán el diente para dejar la pulpa del interior, la sustancia que contiene las células madre. Acto seguido, las células serán congelados con nitrógeno líquido y se mantendrán almacenadas hasta que sea necesario su uso. Actualmente el proceso cuesta alrededor de 1.600 euros, y permite preservar las células durante 30 años.
Las células madre ya existen como tratamiento, pero de momento la única opción viable es encontrar un donante del mismo tipo sanguíneo y que su tejido de la médula ósea sea compatible con el paciente.
Espero que este proceso en los próximos años sea algo tan común como poner el diente bajo la almohada”, dijo Counihan, quien señaló que un día se tendría la tecnología adecuada para desarrollar las escasas células madre de los dientes o los cordones umbilicales, y obtener la capacidad de curar incluso la leucemia de un adulto. “Este tratamiento será una posible cura para todo. Desde la parálisis hasta la calvicie”, añadió.