Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Le dicen que dará a luz a un bebé sin vida y cuando va a abortar a otro hospital se lleva una sorpresa

Le dicen que dará a luz a un bebé sin vida y cuando va a abortar a otro hospital se lleva una sorpresaGtres

Una mujer estaba embarazada de siete semanas y cuando fue a un hospital de Londres le dijeron que su bebé yacía sin vida en su vientre y que debía abortar lo antes posible. Sin embargo, una emergencia obligó al hospital a posponer la operación cinco días. La pareja, desesperada, fue a otro hospital para abortar pero se llevaron una sorpresa cuando les dijeron que su bebé estaba vivo.

Elizabeth Stevens llamó a su pareja, con lágrimas corriendo por su rostro, después de que le dijeran que había perdido a su bebé. Se fijó una operación para extirpar al feto ese mismo día, pero una emergencia en el Hospital Real de Londres llevó a posponer la operación durante cinco días.
Incapaz de soportar la idea de llevar los restos de un niño fallecido durante tanto tiempo en su vientre, visitaron el cercano Queen's Hospital para que le realizaran un aborto lo antes posible. Pero fue en este hospital cuando los médicos escucharon un débil latido de corazón: su bebé seguía vivo.
La alegría volvió a la cara de estos padres que volvieron a planificar una vida junto a su hijo. Pero ellos quieren respuestas.

"¿Cómo pueden hacerlo tan completamente mal?" dijo Ian a The Sun. "Casi matan a mi bebé. El Hospital Real de Londres estaba a punto de extraer a un bebé perfectamente sano". "Si el bebé hubiera sido removido, habrían tenido un bebé muerto sobre la mesa".
The Sun pudo acceder a los documentos médicos que muestran que los médicos del Royal London Hospital creyeron que Elizabeth había experimentado un aborto involuntario a las cinco semanas y necesitaba interrumpir el embarazo.
Pero los documentos del Queen's Hospital dicen que Elizabeth todavía estaba embarazada, con médicos capaces de encontrar un latido cardíaco fetal. El personal de Queen's le dijo que en su lugar tenía hematoma coriodecidual, acumulación de sangre, y tendría que ser cauteloso durante el resto de su embarazo.
Elizabeth, que todavía está en las primeras etapas de su embarazo, dijo a The Sun que el trauma de que le dijeran que había perdido a su hijo viviría con ella para siempre. Ella dijo que después de superar el shock, era difícil comprender que iba a tener un bebé de nuevo.
Ella ahora está esperando tener otra cita con los doctores en el Hospital Real de Londres a finales de esta semana para comprobar cómo está el neonato.  La pareja ahora da gracias cada día que buscaron una segunda opinión y viajaron al Hospital Queen's.