Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El diagnóstico precoz de las inmunodeficiencias primarias evita el deterioro de los pacientes

El diagnóstico precoz de las inmunodeficiencias primarias evita el deterioro de los pacientes, según ha señalado el presidente de la Asociación Española de Déficits Inmunitarios Primarios (Aedip), Carlos Jiménez, con motivo de la jornada monográfica sobre las Inmunodeficiencias Primarias (IDPs), organizada en el marco de la Semana de las Inmunodeficiencias Primarias.
Precisamente, el objetivo del encuentro ha sido formar sobre las IDPs, sus complicaciones, alertar sobre la importancia de la sospecha clínica, conseguir un diagnóstico temprano y, en definitiva, combatir el infradiagnóstico de estos pacientes.
"La Asociación también está trabajando para la implantación del cribado neonatal en la Inmunodeficiencia Combinada Severa, puesto que si se detecta al nacer se puede realizar un trasplante de médula ósea dentro de los cuatro primeros meses de vida y lograr un índice de supervivencia y curación total del 95 por ciento", ha comentado Jiménez.
Las IDPs comprenden un amplio grupo de trastornos minoritarios que se manifiestan cuando no trabaja adecuadamente alguno de los componentes de la respuesta inmunitaria (especialmente células sanguíneas y proteínas). El sistema inmunitario normal ayuda al organismo a eliminar las infecciones producidas por microorganismos, tales como las bacterias, los virus o los hongos.
Por lo tanto, las personas con una IDP son más propensas que otras a presentar infecciones. Estas patologías se pueden diagnosticar tanto en niños como en adultos. En algunos casos los pacientes han presentado síntomas años antes de ser diagnosticados.
"Es crucial que los médicos tengan en consideración la posibilidad de que exista una IDP, tanto en niños como en adultos, con los síntomas característicos de las mismas y se soliciten las pruebas diagnósticas adecuadas. En nuestras enfermedades inmunológicas es habitual la 'odisea diagnostica', pasar por muchos episodios y muchos médicos hasta ser diagnosticados, y por ello consideramos muy relevante el desarrollo de este tipo de formaciones", ha explicado Jiménez.
INEQUIDAD ENTRE COMUNIDADES AUTÓNOMAS
Por otro lado, desde la asociación se resalta la inequidad existente entre comunidades autónomas que añade y dificulta "aún más" el diagnóstico y tratamiento de estos pacientes. Y es que, hay regiones donde los medios organizativos y personales son adecuados y los pacientes realizan sus seguimientos con normalidad, mientras que en otras no hay Servicio de Inmunología con atención clínica.
"Esto obliga a los pacientes diagnosticados a ser atendidos en otras comunidades y donde se diagnostica poco. Esto conlleva que muchos pacientes no pueden elegir la modalidad de tratamiento que más se les adapte o que tengan que realizar largos desplazamientos, viendo afectado su día a día, su jornada laboral y vida familiar", ha zanjado el presidente de la organización.