Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diez detenidos en Melilla por vender documentos falsos por unos 4.000 euros por persona para viajar a la Península

La Policía Nacional ha detenido en Melilla a diez personas de edades comprendidas entre 30 y 44 años, por su presunta participación en actividades relacionadas con el favorecimiento de la inmigración ilegal, vendiendo documentos falsos a cambio de unos 4.000 euros para poder viajar a la Península.
Según ha informado este lunes un portavoz de la Jefatura Superior de Policía, las investigaciones comenzaron el 16 de noviembre del pasado año, a partir de la detención en la Estación Marítima de cuatro individuos que se identificaron mostrando pasaportes italianos falsificados.
Los agentes del Grupo Operativo de Fronteras (GOF), de servicio en el embarque peatonal, formularon sencillas preguntas en idioma italiano a las que los viajeros no supieron responder. La citada fuente ha señalado que "verificada la falsedad de los documentos, los policías detuvieron a los cuatro marroquíes de entre 30 y 43 años de edad".
Los agentes de la Unidad Contra las Redes de Inmigración Ilegal (Ucrif) de la Jefatura Superior se hicieron cargo de las investigaciones y sus pesquisas han puesto de manifiesto que las víctimas eran captadas en establecimientos de hostelería de Nador (ciudad de Marruecos fronteriza con Melilla), encargándose la organización de pasar por la frontera los equipajes para no levantar sospechas, así como del alojamiento en Melilla hasta el momento oportuno para viajar, ha explicado el portavoz policial.
Así, ha subrayado que "una vez realizado el pago correspondiente, entre 3.000 y 4.000 euros por persona, se les entregaba a los viajeros la documentación, falsificada o auténtica pero perteneciente a otra persona, con la que pretendían embarcar". Como resultado del progreso de la investigación se produjeron más detenciones.
El día 30 de enero fue detenida en la Estación Marítima una mujer marroquí de 37 años de edad que se identificó con un pasaporte de otra persona. Posteriormente, el 2 de marzo y el 15 del mismo mes, dos hombres marroquíes de 44 y 30 años, respectivamente, fueron detenidos cuando pretendían embarcar con pasaportes de otros titulares.
Finalmente, el 9 de mayo los agentes de la Ucrif detuvieron a tres marroquíes de 41, 45 y 49 años de edad por su presunta participación en delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.
La investigación continúa abierta, no descartándose que se produzcan más detenciones relacionadas con este caso, ha concluido el portavoz de la Jefatura Superior de Policía en Melilla.