Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El detenido por el crimen de Moraña pudo asesinar a sus hijas con una sierra radial

El sospechoso detenido en Moraña, Pontevedra, por matar a sus dos hijas de 4 y 9 años pudo haber cometido el crimen con una sierra radial. El detenido trató de suicidarse infligiéndose en el cuello varias heridos, pero tras ser tratado por los servicios médicos ya ha pasado a disposición judicial en el juzgado de la localidad vecina de Caldas. El padre debía entregar las niñas a su ex pareja durante el fin de semana, con quien tenía la custodia compartida.

El hombre detenido por haber matado presuntamente a sus dos hijas de 4 y 9 años en Moraña, Pontevedra, las podría haber asesinado empleando una sierra radial, según informa 'ABC'. El padre, asesor inmobiliario de 40 años, recibió el alta hospitalaria tras supuestamente haber intentado suicidarse infligiéndose heridas en el cuello, y ha pasado a disposición judicial en el juzgado de la localidad vecina de Caldas.
A lo largo de la jornada se llevará a cabo la autopsia de la dos niñas, Amaya, de cuatro años, y Candela, de nueve. El juzgado que instruye la causa ha decretado el secreto de las actuaciones y ha asegurado que no pesan sobre el sospechoso ninguna condena o denuncia por violencia en el ámbito doméstico, ni tampoco había orden de alejamiento.
Pasaban las vacaciones con su padre
Por otra parte, el presunto parricida, David O.R., de 40 años de edad, estaba separado de la madre de las pequeñas, Rocío V.F., también de 40 años. La pareja tenía la custodia compartida de las pequeñas y vecinos de Moraña han comentado a Europa Press que el padre tenía a su cargo a las niñas durante los últimos 15 días y que el fin de semana comenzaba el turno a la madre.
Dispositivo Policial
En el entorno de la vivienda de la aldea de O Casal, en la parroquia de San Martiño de Laxe, donde se produjo el crimen, la Guardia Civil y Protección Civil desplegaron un importante dispositivo y allí prosiguen las investigaciones para determinar las circunstancias que rodearon el crimen.
Vecinos de la zona indicaron que en ese inmueble residía el padre, que se había separado hace unos tres años de la madre de las niñas, que vivía en un piso en Moraña. Asimismo, residentes en viviendas cercanas confirmaron que se pudo escuchar música alta salir del inmueble donde aconteció el crimen durante la mañana en la que se produjo.
Por su parte, la alcaldesa de Moraña, Luisa Piñeiro Arcos, se desplazó hasta el lugar de los hechos y confirmó que se celebrará un pleno extraordinario para decretar tres días de luto oficial. La regidora se mostró muy afectada por el suceso porque es amiga íntima de la madre de las pequeñas fallecidas y también lo era del padre hasta que la pareja se separó.