Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hombre en busca y captura es detenido tras alardear en Facebook de su lujosa vida

Un hombre en busca y captura es detenido tras alardear en Facebook de su vida de lujo y confortFACEBOOK

Nabil Ibelati, un francés de origen marroquí, de 30 años de edad, ha sido detenido por la policía después de que el pasado año le declarasen en busca y captura en una orden de carácter internacional por robar una joyería en Cannes, Francia. Su arresto fue posible gracias a que alardeó durante semanas de la vida de lujo y confort que estaba llevando en Marruecos gracias a los 1,7 millones en que estaban valoradas las joyas y relojes que robó.

A Nabil Ibelati, un francés de 30 años de edad y de origen marroquí, alardear y presumir de fotos en Facebook le pasó factura. Y nada más y nada menos que una a cargo de los 1,7 millones de euros en que estaban valoradas las joyas y relojes de lujo que había robado en el pasado año 2014 en una joyería de Cannes, en Francia.
Debido a su participación en el robo, tras el que se apresuró a desaparecer sin dejar rastro, las autoridades francesas pusieron contra él una orden internacional de busca y captura, tal y como informa Clarin.
Sin embargo, la primera parte de esas dos labores, la de 'busca', la quiso facilitar el propio Nabil de manera involuntaria y de modo inesperado para la Policía.
Sin ningún tipo de remordimiento por lo que había hecho y, aparentemente, olvidándose por unos instantes de ello, lucir la lujosa vida que llevaba en la red social se impuso al hecho de cuidar su rastro digital en Internet.
De esta manera, su descuido se convirtió en su sentencia. Sus fotos en la playa con todo tipo de comodidades, sus escapadas en hoteles de lujo luciendo su figura en la piscina, sus fiestas sin escatimar lo más mínimo o sus viajes en camello por las dunas... Todo ello fue lo que reveló que tras él se encontraba un delincuente.
Fue así cómo tras ser alertados por un usuario, la policía marroquí, quien le describió como violento y con antecedentes criminales también allí, fue finalmente detenido y llevado ante la Justicia.