Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cómo detectar si su hijo tiene escoliosis?

La enfermedad de escoliosis suele ser detectada en los correspondientes análisis médicos que se deben superar durante la infancia, aunque puede darse perfectamente el caso que este problema surja durante la adolescencia de los niños, sin que nadie llegue a darse cuenta. Por ello, desde la Fondation Yves Cotrelfrancesa, explican una serie de consejos para que los padres puedan detectar, sin necesidad de ir al hospital, si su hijo posee este problema en la columna vertebral con dos sencillos métodos.

Entre los 10 y 16 años de edad se estima que un 1%-3% de los jóvenes puedan sufrir escoliosis, aunque el diagnóstico de esta deformación de la columna vertebral, a veces, suele aparecer con retraso. Una enfermedad que es fácil de solucionar si se trata con tiempo y previsión.

El tratamiento de la escoliosis depende de la edad del paciente, de cuánto le falta por crecer y, sobre todo, por el ángulo y el patrón de la curva, según el NIH. La función de los padres en detectar el problema es fundamental, pues de ellos depende que el médico le diagnostique un programa de control, un corsé ortopédico o, en el peor de los casos, cirugía. 

Además, según el NIH, en la mayoría de los casos "no se sabe cuál es la causa del problema". Los médicos suelen clasificar las curvaturas como "no estructural" -la columna tiene una estructura normal y la curvatura es atemporal" o "estructural" -la columna vertebral tiene una curvatura permanente, causado por una enfermedad, golpe, infección o defecto de nacimiento-.