Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un gran despliegue policial evita que antifascistas se enfrenten a PxC en Barcelona

Miembros del cuerpo de antidisturbios de los Mossos han blindado la entrada a la plaza de Sant Jaume de BarcelonaEFE

Los Mossos han blindado la entrada a la plaza de Sant Jaume

Un gran despliegue policial del cuerpo de antidisturbios de los Mossos d'Esquadra ha evitado este domingo que un grupo de 300 manifestantes antifascistas e 'indignados' se enfrentara a otro grupo de unos 150 manifestantes convocados por el partido Plataforma x Catalunya (PxC), liderado por Josep Anglada.
A pesar de que los antifascistas habían convocado una manifestación a las 10.30 horas de esta mañana en plaza Urquinaona contra la convocatoria de PxC, la protesta ha arrancado una hora más tarde, y después de pasar por Arc de Triomf, se han dirigido por la calle Comerç hasta las puertas de la plaza Sant Jaume, donde empezaba la manifestación de PxC.
No obstante, un fuerte despliegue policial compuesto por un centenar de antidisturbios y una veintena de furgones ha evitado que los antifascistas penetraran en la plaza, lo que les ha obligado a seguir escalando por la Via Laietana al grito de 'Fuera fascistas de todos los barrios' y 'Niguna persona es ilegal'.
Desfilando por las principales calles del centro de la ciudad, una decena de ellos --ataviados con pasamontañas-- han realizado pintadas en las paredes, y con la pancarta 'Fascismo nunca más', los manifestantes han llegado hasta la calle Princesa, desde donde han alcanzado el mercado de Santa Caterina, donde se han disuelto hacia las 12.15 horas de este domingo, por lo que los agentes también han reducido su presencia en el acceso a Sant Jaume.
A pesar de ello, un cordón policial vigila los accesos a la plaza Sant Jaume, donde a las 12.30 horas se desarrolla un mítin de PxC, que había convocado esta manifestación para reclamar la libertad de expresión, después de que la Conselleria de Interior de la Generalitat prohibiera en Salt (Girona) una manifestación del partido al considerar que podía comportar desórdenes públicos.