Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El año se despide con cielos despejados y 2017 traerá lluvias que llegarán a Madrid, donde se limpiará la atmósfera

El sol y los cielos despejados serán la tónica general de la última semana del año aunque se espera que la situación cambie en 2017, cuando se prevé un cambio de tiempo debido a la llegada de una serie de sistemas frontales desde el Cantábrico y el Atlántico que traerán precipitaciones que se irán extendiendo al este peninsular y que llegarán a Madrid, donde se limpiará la atmósfera, según ha adelantado a Europa Press la portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Ana Casals.
Precisamente, este 28 de diciembre el Ayuntamiento de Madrid ha activado el escenario 3 del protocolo para periodos de alta contaminación, lo que supone la restricción del 50 por ciento de los vehículos que circulan en el interior de la almendra central (el perímetro interior de la M-30). "En Madrid esta semana no va a llover, a lo mejor a partir del lunes 2 de enero", ha precisado Casals.
La portavoz ha detallado que la situación que se vive en la capital de España es fruto de un anticiclón que ha provocado una estabiblidad atmosférica en la que "no hay intercambio de la masa de aire que hay en superficie con respecto a la de altura --la de superficie pesa más y no se mueve--, y como tampoco hay precipitación ni hay viento, no se puede ventilar la atmósfera".
Casals ha añadido que la situación se repite en todo el país "debido a que no hay diferencia de presiones" aunque la entrada de una borrasca por el oeste peninsular la próxima semana, traerá precipitaciones y limpiará la atmósfera. En cualquier caso, ha puntualizado que "es normal" que los meses de diciembre sean secos, como el de este 2016.
A nivel nacional, ha explicado que, entre el 29 y el 31 de diciembre, continuará la situación anticiclónica con tiempo estable en general sobre todo el territorio, aunque habrá flujo húmedo del este sobre el sureste peninsular, área del Estrecho y Baleares que dará lugar a nubosidad y ocasionalmente a precipitaciones débiles, especialmente en áreas próximas al litoral, que serán "más probables hasta el día 30 en las zonas peninsulares y a partir del 30 en Baleares".
También se esperan nieblas en zonas del interior peninsular, sobre todo en el valle del Ebro, donde podrán ser persistentes, mientras que en Canarias habrá probabilidad de calimas, según Casals.
En cuanto a las temperaturas, ha indicado que se mantendrán con pocos cambios, con heladas en áreas del interior peninsular que serán menos probables en el cuadrante suroeste. El viento será flojo o en calma en general, con predominio de la componente este, salvo en Canarias y en el área del Estrecho, donde soplará con intervalos de intensidad fuerte.
2017 EMPIEZA CON LLUVIA
De cara al inicio de 2017, entre el 1 y 5 de enero, ha señalado que existe "una incertidumbre importante" aunque el escenario más probable indica que, a partir del domingo, puede iniciarse un cambio de tiempo con la llegada de sistemas frontales desde el Cantábrico y el Atlántico.
De darse esa situación, el año comenzaría con un aumento de la nubosidad sobre la Península y, a partir del lunes 2 de enero, se producirían precipitaciones que se irían extendiendo hacia el este peninsular, siendo poco probables en el área mediterránea, y sin que se esperen cambios en Canarias.