Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un golpe en la cabeza durante su despedida de soltero frustra sus planes de boda

Un golpe en la cabeza durante su despedida de soltero frustra sus planes de bodaFacebook /meg.alexander1

Meg Alexander y Brett Greenhill, una pareja de Atlanta, EEUU, ha visto cómo su vida ha dado un vuelco justo cuando se encontraban,--junto a sus amigos y familiares--, en su fiesta vacacional conjunta de despedida de solteros, en la playa de Naples, Florida. Un fatal golpe en la cabeza cuando se lanzó a nadar dejó a Brett con parálisis desde el cuello para abajo, con un 1% de probabilidades de volver a andar.

Todo era idílico entre Meg Alexander y Brett Greenhill hasta que sus planes de boda se vieron frustrados repentinamente por un suceso trágico que tuvo lugar cuando celebraban en conjunto, con amigos y familiares, la fiesta de despedida de soltero.
Concretamente, tuvo lugar el pasado 2 de diciembre, en Naples, Florida, EEUU. Greenhill se encontraba jugando al fútbol en la playa con sus amigos cuando decidió parar para refrescarse y darse un baño. Fue entonces cuando al sumergirse en el agua se golpeó en la cabeza con un banco de arena y grava, tras lo que quedó flotando en el agua hasta que uno de sus amigos le vio y pidió ayuda para socorrerle.
Lo último que recuerda del impacto son las palabras que le dedicó a su prometida: "No puedo sentir nada. Meg, te quiero mucho, lo siento. Te quiero mucho".
A sus 39 años, de profesión contable, Greenhill sufre una paralísis desde el cuello para abajo y cuenta con un 1% de probabilidades de volver a andar. Son las trágicas secuelas del fatal accidente.
Ahora, solo dos meses antes del que iba a ser su gran día, esta pareja de Atlanta reza por un milagro.
Meg, consciente de la gravedad, no abandona la esperanza: "Nos aferramos a ese uno por ciento porque si alguien puede hacerlo ese es Brett. Es la persona más trabajadora que jamás podrías imaginar. Si conoces a Brett sabes que puedes confiar en el para cualquier cosa", manifestó en declaraciones recogidas por NY Daily News.
Y es que, aunque todos sus planes han cambiado de forma súbita, echando por tierra las invitaciones que ya habían enviado a todos para asistir a la boda, así como su idea de pasar su luna de miel en Nueva Zelanda, Meg no renuncia a cumplir el sueño de darse el sí quiero.
"Nos vamos a casar algún día va a ser increíble. Los planes han cambiado un poco, pero lo haremos algún día", insiste.
Actualmente, Greenhill permanece en el hospital y es incapaz de hablar. Sus amigos y familiares han logrado recaudar más de 85.500 euros para afrontar los costes médicos y su tratamiento. Con ello, será trasladado al hospital Shepherd Center, en Atlanta, donde continuará con su compleja recuperación.