Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un desorden genético hace que las niñas de un pueblo caribeño se conviertan en chicos en la pubertad

Un desorden genético hace que las niñas de un pueblo caribeño se conviertan en chicos en la pubertadReuters

Algunas de las niñas de un aislado pueblo caribeño se convierten en chico, con el consecuente crecimiento del pene, cuando llegan a la pubertad debido a un trastorno genético poco común. Se estima que uno de cada 90 niños nacidos en Salinas, en la República Dominicana alcanza esta transición cuando alcanza los 12 años.

Es tan frecuente que ya no se consideran anormales y los niños son simplemente denominados 'guevedoces', que literalmente se traduce como "pene a los 12”, según informa el diario Daily Mail.
La BBC2 ha realizado un documental sobre este extraño trastorno genético en el cuál aparecen algunos de los niños afectados por él. Entre los protagonistas está Johnny, que nació como una mujer y fue llamado Felicitia.
De niño no tenía pene y fue criado como una niña. Ahora, a sus 24 años, es físicamente y biológicamente un chico; un cambio que empezó a producirse cuando tenía siete años de edad.
"Recuerdo que solía llevar un pequeño vestido rojo. Nací en casa en lugar de un hospital. No sabían de qué sexo era”, "fui a la escuela, yo solía llevar mi falda, pero nunca me gustó vestir como una niña.”
El raro trastorno genético es causado por la falta de una enzima que impide la producción de un tipo de hormona sexual masculina en el útero. Todos los bebés en el útero, ya sean niño o niña, tienen unas glándulas internas conocidas como las gónadas y un pequeño bulto entre sus piernas denominado tubérculo.
Alrededor de las ocho semanas de edad, los bebés varones que portan el cromosoma Y empiezan a producir hormonas sexuales masculinas en grandes cantidades, esto convierte el tubérculo en un pene. En el caso de las mujeres, se convierte en un clítoris.
Pero algunos de los bebés varones no producen la enzima 5-α-reductasa que desencadena la hormona abatida. Esto significa que aparentemente nacen como una niña, sin testículos, y con un órgano reproductor que se parece mucho a una vagina.
A continuación, cuando pasan la pubertad, un gran aumento de la testosterona se desencadena, de manera que los órganos reproductores masculinos empiezan a crecer. Esto hace que se agraven sus voces y les crezca un pene. Básicamente, el desarrollo que debería haber tenido lugar durante el embarazo de estos niños ocurre alrededor de los 12 años más tarde.