Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño de cuatro años, desollado por su tío caníbal que se bebió su sangre y se comió su corazón

DesolladoMirror.co.uk

Kamvelihle Ngalathe, de cuatro años, fue asesinado por su tío practicante de vudú, quien le desolló vivo antes de comerse su corazón y beberse su sangre.

El diabólico asesinato ha sacudido a su pueblo natal, en Sudáfrica, después de que su abuela encontrara los restos del pequeño en una casa llena de sangre, informa The Mirror.
El pequeño había desaparecido mientras jugaba con sus amigos. Su abuela lanzó una búsqueda desesperada en mitad de la noche para encontrarle.
Su hermana le aconsejó que fuera a casa de su hijo ya que temía que él estuviera “en manos de Satanás” y “no confiaba en él”.
Cuando llamó a la puerta de su sobrino y no le dejó entrar, forzó la puerta y no puedo evitar quedar espantada. Sus gritos atrajeron a otros vecinos del pueblo.
La abuela explicó que “pensé que un cerdo había sido sacrificado, había tanta sangre, y luego vi la mano de mi niño pequeño y trozos de carne”. “Mi nieto no se merecía morir así, especialmente a manos de un familiar que se suponía que tenía que protegerle y amarle”, sollozó.
La Policía detuvo al hombre de 30 años. El portavoz de la Policía, el capitán Nonzero, explicó que el sospechoso había sido puesto en libertad recientemente después de siete años de prisión por asesinato tras cumplir su condena.
Los vecinos indicaron que las costillas del muchacho estaban en el aparador y su cráneo había sido dividido por la mitad con restos de su cerebro. El cuerpo de Kamva estaba en el suelo cortado a pedazos. “Era una escena como cuando uno mata una oveja para un ritual”, indicaron.
"El cuerpo estaba sin piel y también el cráneo, que estaba lejos del cuerpo del niño. La calavera no tenía ni los ojos ni la piel. Un hígado estaba en otro plato con una mano", añadieron estas fuentes.
Otro de los vecinos indica que “cuando la gente se droga, son incontrolables. Lo que la gente vio en esa casa los perseguirá para siempre”.