Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gesto de un desconocido hizo llorar de emoción a este vendedor callejero

Todos los días, este hombre se sentaba en la calle mexicana de Tlaquepaque para vender dulces y poder ganar algo de dinero para comer. Un buen día, un desconocido se sentó junto a él y comenzó a preguntarle el precio de todo lo que vendía. “¿Y cuánto es si compro esto? ¿Y también esto? ¿Y esto también?”, insistía el hombre, hasta que finalmente le dijo que lo iba a comprar todo. Al parecer era su cumpleaños y decidió dar el dinero recibido a alguien que lo necesitase. Después de comprárselo, este buen samaritano le dijo que le pagaba todo pero que se lo quedase para que pudiera seguir vendiéndolo. Lo único que le pidió al humilde vendedor fue un abrazo, y él, entre lágrimas, se lo dio.