Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía rumana tiene serias sospechas sobre la declaración del amigo de Morate

Sergio Morate, presunto asesino de Laura del Hoyo y Marina Okarynska en Cuenca, se ha enfrentado en un cara a cara con su amigo Istvan Horvath, que le refugió en su casa hasta su detención. Morate no ha hecho declaraciones pero si su amigo, que ha asegurado que este se ha mostrado "indiferente, tranquilo y nada arrepentido". La Fiscalía va a someter a los dos al test de la verdad.

Istvan dice que no se creyó a Morate cuando le dijo que había matado a su exnovia y tampoco sospechó cuando le pidió que le ayudara a cambiar la matrícula de su coche. El amigo del presunto asesino ha dicho ante los medios que en su casa "no entra ningún asesino".
Sin embargo, tras el careo entre ambos hoy, la Fiscalía rumana tiene serias sospechas sobre la versión de Istvan, de momento en libertad con cargos, porque ha incurrido en varias contradiciones. Morate y a su amigo se someterán al test de la verdad, una prueba válida en este país.
De momento, el juez ha decidido que Morate siga en la cárcel rumana durante al menos 15 días más.