Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La imagen más “sincera” y “cruda” sobre la depresión postparto

La imagen más “sincera” y “cruda” sobre la depresión postpartoFacebook

“La imagen es cruda y sincera. Era un desastre”. Con esas palabras inicia Danielle Haines, una treintañera natural de Phoenix, Airzona, la descripción de la fotografía que subió a las redes sociales, –tomada tres días después de dar a luz–, para concienciar de la depresión postparto y ayudar a superarla a otras madres que se puedan sentirse como ella se sintió entonces.

Más allá de la ilusión, de la felicidad y la alegría de dar a luz a un bebé, se encuentra también la responsabilidad, el sacrificio y el cambio, a menudo abrupto, que lleva consigo ser madre.
Prestar atención continua a las necesidades del recién nacido; encargarse de alimentarle y procurar su correcto desarrollo en los siempre complicados primeros meses; permanecer numerosas horas en vilo durante la noche; tratar de entender o interpretar los llantos, a veces desconsolados, del pequeño; ansiedad; dolores somáticos… son solo algunas de las cuestiones asociadas a este periodo que, como ha querido reflejar Dannielle Haines con la imagen que ha publicado en Facebook, no siempre se afronta con la misma entereza y puede dar lugar a la denominada ‘depresión postparto’.
Para concienciar sobre ello, esta treintañera de Phoenix, Arizona, decidió publicar una foto suya en la red social tan solo tres días después de ser madre.
“La imagen es cruda y sincera. Era un desastre. Quería a mi bebé, echaba de menos a su padre (se fue a trabajar ese día), y estaba enfadada con mi madre. Mi corazón me dolía por mi hermano, porque mi madre nos dejó, y ahora, tenía un pequeño que se parecía a él”, escribe en sus primeras líneas, antes de proseguir con todo aquello que para ella estaba constituyendo un calvario.
“Mis pezones estaban sangrando, mi bebé estaba hambriento, y yo estaba triste al pensar en las personas que matan a sus bebés a propósito”, cuenta.
No había dormido desde el parto, no sabía cómo poner mis senos y mi vagina me dolía de sentarme constantemente para amamantar al pequeño. Estaba perdiendo la cabeza”, confiesa en el texto.
Sin embargo, cuando peor estaba, explica que apareció una de sus siete hermanas, Sarah, quien antes de sacarle la foto que ahora se ha convertido en todo un fenómeno viral, se dedicó a escucharla y, comprensivamente, calmó su ansiedad y aplacó sus nervios y su tristeza.
“Ella llegó con comida y me dijo ‘Hola, ¿cómo estás?. A lo que yo dije: ‘hecha un desastre’. Hablamos y me escuchó, y entonces dijo: ‘He estado exactamente donde tú estás’”, unas palabras que lograron tranquilizarla.
“Ayudó saber que hubo una vez en que ella estuvo así también”, explica. Y fue tras aquellas palabras cuando Sarah, “aunque pareciese una locura”, le preguntó si tenía una cámara:
“Luces tan auténtica y preciosa”, le dijo antes de tomar la instantánea. Una instantánea ante la que Danielle ahora se siente “orgullosa de que la haya tomado”.
Ello le ayudó a reconocerse, a asimilar todo lo que estaba pasando, si bien más aún le ayudó la mera presencia de su hermana, que, como detalla, “terminó quedándose mucho más tiempo” con ella: “La necesitaba. Ella lo sabía”, recalca.
Tras ello, Danielle siguió hablando con más amigas, contándoles cómo se sentía, con la “necesidad” de que la dijesen que su bebé “estaba bien”, lo que terminó por darle las fuerzas que precisaba encontrar para levantar el ánimo.
Por ello, con esta publicación a través de las redes sociales, Danielle lo que pretende es invitar a todas las que atraviesan o están atravesando su situación, a compartir su experiencia, a decir cómo se sienten y encontrar ayuda en sus allegados si la necesitan:
“Tuve un postparto mágico. No fue fácil pero tuve mucho apoyo, y recordé que las madres antes que yo habían pasado por esta parte de la maternidad, y que yo lo podría superar también”, sentencia, en su emotivo y sincero mensaje.