Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entre lágrimas, una niña es deportada a la fuerza por la policía alemana

Una niña es deportada a la fuerza por la policía alemana a su país de origenGtres

Con sólo 14 años rompió a llorar cuando las autoridades la sacaron de sus clases en un colegio de Alemania para deportarla a Nepal, su país de origen pero que ni siquiera conoce.

Nacida en Alemania, Bivsi Rana fue expulsada de su país junto con sus padres horas después de que las autoridades la sacasen de sus clases en la escuela Steinbart Duisburg. La familia fue trasladada al aeropuerto de Frankfurt para volar a Nepal, el país desde el que sus padres emigraron hace 15 años.
Al parecer, el permiso de la familia para residir en Alemania expiró en 2013. El último aviso para permanecer en el país fue rechazado en marzo del año pasado tras varias solicitudes de permanencia. Otra solicitud de asilo de esta familia también fue denegada hace 15 años cuando llegaron por primera vez al país.

Daniela Lesmeister, jefa del departamento legal de la ciudad, dijo que las autoridades no tenían "opción" más que deportar a la familia, ya que todas las apelaciones habían sido agotadas y rechazadas, informa Mirror.

El caso fue oído por todos los comités posibles, incluyendo la Oficina Federal de Migración, los tribunales administrativos e incluso el Comité de Casos de Dificultades del estado de Renania del Norte-Westfalia.

Lesmeister continuó diciendo que por ley las deportaciones no pueden ser anunciadas a las familias que se ven obligadas a irse. Se cree que ha sido así por razones de seguridad. Además, todas las deportaciones tienen que ocurrir durante el día.
La pequeña tiene también un hermano mayor, de 18 años, que no se vio obligado a abandonar el país, pero aún no está claro por qué. Tampoco está claro cuál es el estatus de ciudadanía de la niña.

Ralf Buchthal, director de la escuela Steinbart, donde Bivsi asistió, dijo que la escuela fue informada poco antes y dio la noticia a la niña que parecía estar muy confundida. Bivsi rompió a llorar después de que le dijeran que tenía que irse, respondiendo con: "¿Qué quieres decir con irme, adónde debo ir?".
Todo ocurrió tan rápido que tuvo que despedirse por teléfono de sus dos mejores amigos. También sus compañeros de clase se quedaron en sock cuando recibieron la noticia y desde entonces han hecho carteles pidiendo el regreso de Bivsi.
La niña, a través de mensajes de texto, ha escrito a sus amigos diciendo: "Estoy bien, no os preocupéis". Mientras tanto, los padres están luchando por conseguir que su pequeña vuelva a residir en Alemania.