Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio demuestra la eficacia del tratamiento con luz pulsada para lesiones de la piel producida por el lupus

El lupus es una enfermedad autoinmune que no tiene cura, aunque ahora, gracias a un estudio, se ha podido demostrar la eficacia del tratamiento con luz pulsada en rango de vascular o láser vascular para las lesiones de la piel producidas por determinados tipos de esta patología, una investigación realizada por la dermatóloga en el Hospital Vithas Nuestra Señora de América y en Vithas Internacional, María Teresa Truchuelo.
"Una característica del lupus es la fotosensibilidad, la intolerancia al sol, en concreto, a la radiación ultravioleta, lo que desencadena dichas lesiones" y, por ello, este láser no emite este tipo de radiación, para que así sea totalmente seguro, según ha explicado la doctora Truchuelo.
Por ello, la especialista ha subrayado que "la fotoprotección es esencial y luego, en función de las lesiones, se elegirá el tratamiento, que puede ser: mediante productos tópicos, como los corticoides o inmunomoduladores tópicos, los tratamientos con láser o luz pulsada, mencionados anteriormente, y tratamientos por vía oral, para los casos más graves".
AFECTACIÓN CUTÁNEA
El lupus puede manifestarse de diferentes formas, aunque en todas ellas es habitual la afectación cutánea y esta se produce porque los anticuerpos detectan ciertas sustancias de la piel como algo externo, que tienen que eliminar, de modo que desencadenan una inflamación de la misma.
Existen diferentes tipos de esta enfermedad y diferentes lesiones: en el caso del lupus sistémico, lo más típico son las 'chapetas' en la cara, mientras que en el lupus subagudo pueden salir en el escote o en la espalda, pero sin dejar cicatriz, algo que no ocurre con el lupus discoide crónico, en cuyo caso sí se producen cicatrices e incluso pueden provocar placas de alopecia cuando afectan al cuero cabelludo. En el caso del lupus tumidus, otro tipo más específico, este produce lesiones en la piel tipo edema.
A pesar de carecer de cura, con las medidas de protección adecuadas y evitando la exposición solar, el paciente puede entrar en períodos de remisión y mantenerse bien durante años.