Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño de 11 años se corta el dedo tras ser regañado por no despegarse del móvil

Un niño de 11 años se corta el dedo tras ser regañado por no despegarse del móvilREUTERS

Un niño de 11 años residente en Suzhou, China, decidió coger un cuchillo y cortarse el dedo índice de su mano izquierda para manifestar el enfado que tenía después de que su padre comenzase a regañarle porque se pasó el día, desde que se levantó, pegado a su teléfono móvil. Como consecuencia fue llevado al hospital donde fue intervenido en una compleja operación.

En plena era digital, donde la nomofobia , –el miedo irracional e incontrolable a salir de casa sin teléfono móvil–, se ha convertido según diversas opiniones en una enfermedad que se extiende con rapidez en el siglo XXI, una nueva noticia asociada también a la dependencia que generan estos dispositivos se ha difundido de forma internacional.
Según informaron medios locales como Sina News, un niño de 11 años residente en Suzhou, China, se cortó el dedo de su mano izquierda después de que su padre le regañase por haber pasado el día pegado a la pantalla de su móvil.
Su madre, preocupada, contempló como desde que se levantó el pequeño hasta que decidió comunicarle a su marido la conducta que estaba teniendo su hijo, no había soltado en ningún momento el terminal.
Fue entonces cuando el padre intervino para hacerle ver que no era correcto lo que estaba haciendo y que era excesivo vivir todo el tiempo pendiente de lo que sucedía en aquella pequeña pantalla, aislado del resto y sin prestar atención a lo demás.
Así, lo que empezó como una regañina de un padre con su hijo se convirtió finalmente en un episodio estrambótico e impredecible para la familia, que observó como el hijo, muy enfadado, reaccionó cogiendo un cuchillo y cortándose el dedo índice de su mano izquierda delante de ellos.
Tras esto, de forma inmediata lo trasladaron al hospital, donde le practicaron una compleja operación quirúrgica que se prolongó más allá de las 3 horas para intentar volver a colocarle el dedo amputado y minimizar las consecuencias de la lesión.