Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La crisis cambia el perfil del ladrón

De aspecto es una clienta más. Está al fondo del pasillo, es rubia y alta. Su vestimenta tampoco llama especialmente la atención pero su gesto sí. Coge un bote de champú y se lo guarda. La pérdida del poder adquisitivo ha provocado que el perfil de las personas que hurtan cambie y que los hurtos, aumenten. Notan este aumento y mucho por ejemplo en las droguerías. Champús, desodorantes, pasta de dientes... Es fácil y rápido, tanto que  en ocasiones resulta descarado.