Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las crecidas de los ríos afectan a comercios, garajes y viviendas en Pontevedra

Redondela intenta recuperar la normalidad. Las intensas lluvias han provocado destrozos y han inundado decenas de comercios, garajes y bajos de viviendas. Esta mañana tocaba limpiar y deshacerse de los enseres que han quedado inservibles, después de una noche de aguacero que nos ha dejado la curiosa imagen de un vecino paseando en piragua. Pendientes del agua han pasado también la noche en la parroquia de San Esteban de Negros, a dos km de Redondela. El tremendo estruendo no era un avión accidentado, sino un impresionante corrimiento de tierras que arrastró coches, árboles y montones de piedras y fango. Los vecinos han pasado horas intentando contener el torrente. La nacional 555 tuvo que ser cortada al tráfico. Pontevedra permanece en alerta naranja por fuertes precipitaciones. En algunos puntos han caído más de 180 litros por metro cuadrado. Demasiada agua para el caudal de ríos como el Tea, que se ha desbordado en Ponteareas, dejando 50 viviendas aisladas y la localidad, anegada. Y lo peor es que según las previsiones, va a seguir lloviendo, y mucho, en las próximas horas.