Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alto contenido en cal del agua del grifo puede irritar la piel

Mujer lavándose la caraGTRES

La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) recomienda beber agua de baja mineralización y reconoce que el alto contenido en cal del agua del grifo "puede irritar la piel", según han destacado con motivo del Día Mundial del Agua que se celebra este martes, 22 de marzo.

"El agua es el hidratante por excelencia", ha destacado Eulalia Baselga, dermatóloga de esta entidad que recuerda además que su aplicación externa también tiene múltiples propiedades ya que "contribuye a favorecer la penetración de sustancias hidrosolubles, calma el picor en caso de agua fría, aumenta la elasticidad, evita el aumento de temperatura de la piel y mejora el aspecto de la piel".
El agua es el componente mayoritario de la piel, representando el 30 por ciento del total, por lo que su aporte es esencial para mantener la turgencia y elasticidad de la misma. Del mismo modo, cuando la piel está deshidratada no puede cumplir la función de barrera natural que tiene la piel, pierde tersura y favorece la aparición de eccemas.
La aplicación externa de agua fría o compresas húmedas produce un efecto calmante inmediato del picor y disminuye la inflamación de la piel, de ahí que en caso de quemaduras, urticarias, picaduras de insecto u eccemas sea muy útil, al tiempo que también sirve para reducir la rojez.
Y cuando se opta por una ducha de agua fría o poco caliente provoca una vasodilatación superficial inmediata que permite mantener la temperatura, y posteriormente una vasoconstricción. Por otro lado ayuda a despertarnos.
Por contra, los baños con agua termales aportan, dependiendo de su composición, diferentes minerales a la piel y sustancias de acción antiinflamatoria probada y de utilidad en enfermedades de la piel como el eccema o la psoriasis.
De hecho, la también dermatóloga Elia Roó reconoce que una de las novedades estrella que se suelen utilizar en tratamientos de belleza en la actualidad y concretamente en aguas termales es poner este tipo de agua para un buen maquillaje.
"Las aguas termales se suelen poner encima del cosmético para fijarlo", especifica la doctora, así como después del 'peeling' "para calmar la piel".