Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las drogas en la adolescencia vinculada con el grupo de amigos

consumo de drogas adolescencia,drogas y jóvenes,dependencia drogas, drogascuatro.com

Los adolescentes que cuentan con amigos que han participado en programas de prevención de uso y abuso de drogas o que están más concienciados sobre los riesgos del consumo de estas tienden a beber menos alcohol y fumar menos, según un estudio de la University of North Carolina (EEUU).

Para realizar la investigación, publicada en el 'Journal of Adolescent Health', se organizaron unos talleres sobre drogas para niños entre 11 y 12 años y sus padres.
Tres años después, aquellos jóvenes que no habían acudido al programa solían consumir alcohol hasta la ebriedad un 40 por ciento más y fumaban más del doble que aquellos que, aunque tampoco habían acudido a los talleres, tenían tres amigos que sí lo habían hecho.
El investigador de Salud Pública y Educación y principal autor del estudio, Kelly Rulison, ha afirmado que "los adolescentes cuyos amigos participaron en el programa familiar de prevención de uso de sustancias se beneficiaron del programa aunque sus familias no participaran".
El estudio no controló qué adolescentes acudieron al programa ni qué jóvenes que no participaron tenían amigos que sí lo hicieron, por lo que no se puede asegurar que la influencia de los amigos sea el factor principal para que los adolescentes beban o fumen menos.
El equipo de investigación hizo un seguimiento exhaustivo a 5.449 estudiantes de localidades rurales de Pensylvania e Iowa que no participaron en los programas de prevención de drogas.
Los talleres estaban dirigidos a los padres, a los que se les enseñó a establecer reglas, a imponer disciplina y a comunicarse, y a los adolescentes, que aprendieron a resistir la presión de grupo y a desarrollar sus habilidades sociales. Aquellos que no participaron fueron cuestionados acerca de su consumo de drogas y tabaco y cuáles eran los nombres de sus mejores amigos.
En Estados Unidos, uno de cada tres estudiantes de instituto beben alcohol y uno de cada cinco admite que consume alcohol de forma excesiva y que han viajado en un coche conducido por una persona ebria, según un estudio del Centers for Disease Control and Prevention (CDC). En cuanto al tabaco, nueve de cada diez fumadores comenzaron a fumar con 18 años.
LOS PADRES TAMBIÉN INFLUYEN
El estudio también ha revelado que es muy importante que los padres controlen de cerca a sus hijos y a los amigos de estos.
El investigador de Salud Comunitaria de la University of Maryland (EEUU), Bradley Boekeloo, ha señalado que "la implicación de los padres en el tiempo de ocio de sus hijos, monitorizando su actividad, es muy importante para prevenir el alcoholismo y tabaquismo en edades jóvenes".
A pesar de ello, parece que es la presión de las amistades la más importante. En este sentido, el fundador del Center for Adolescent Substance Abuse Research, Ken Winters, ha señalado que los amigos pueden influir en el consumo de drogas, especialmente si "el adolescente que ha participado en el programa es un líder entre sus compañeros, es decir, un compañero influyente en vez de un seguidor".