Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El consumo de leche de vaca previene el sobrepeso y la obesidad

Vaso de lecheGTRES

El estudio realizado por especialistas en nutrición y que se ha plasmado en el documento 'Importancia nutricional y metabólica de la leche',concluye que el consumo de leche de vaca es "factor básico" para evitar la obesidad.

Los autores del trabajo, son la vicepresidenta de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria de Asturias, Elena Fernández, el catedrático de Nutrición y director del Centro de Investigación en Nutrición de la Universidad de Navarra, José Alfredo Martínez, el presidente de la Sociedad de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria, Venancio Martínez, y José Manuel Moreno, de la Unidad de Nutrición del Hospital Doce de Octubre de Madrid.
La coordinación del estudio, ha corrido a cargo del director de la cátedra extraordinaria de la Universidad Complutense de Madrid, Central Lechera Asturiana en Investigación y Formación en Nutrición, y Educación para la Salud.
Luis Collado, el jefe de Calidad y Nutrición de Capsa Food, y el director del Instituto Universitario de Innovación Alimentaria, Javier Morán. Este estudio explica que incrementando el consumo de furtas, vegetales y productos lácteos desnatados en la dieta de los pacientes con sobrepeso, se produce un adelgzamiento progresivo que perdura en la fase de mantenimiento. Esto es así porque, entre otros factores, estos alimentos en la dieta reducen la ingesta total de calorías diarias.
Por tanto, los especialistas relacionan una mayor ingesta de calcio, a una mayor pérdida de peso corporal, de tejido adiposo y de disminución de grasa en la región abdominal.
De hecho, el papel beneficioso de la leche en el control del peso, se ha relacionado con su contenido en calcio, tipo de proteína y presencia sustancial de determinados aminoácidos o ácidos grasos. Además, el estudio señala que el consumo de proteínas lácteas también puede contribuir al "equilibrio energético" participando en el control del apetito.