Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

10 consejos para superar una cena de Navidad con cuñados y suegros

cena NavidadGTRES

Se acerca la Navidad, una época de amor para muchos y de sufrimiento para otros. Las reuniones familiares son, para algunos, una auténtica tortura. Por eso, aquí van una serie de recomendaciones para vivirlas, o sufrirlas, de la mejor manera posible, según 'El Comercio'. 

  • Sé amable. Aunque tu cuñado se haya puesto el traje más hortera que has visto, lo mejor será decirle un “qué guapo estás” para ir relajando la situación.
  • No hablar de política. Es mejor no abordar temas políticos a no ser que se esté completamente seguro de que la otra persona opina igual que tú.
  • No abordar temas religiosos. Al igual que con la política, es mejor no airear tus desavenencias con la Iglesia en medio de la cena familiar de Navidad.
  • No hablar de fútbol. Otro tema sensible como la política o la religión. Por lo tanto, tampoco se debe hablar de fútbol si no quieres que la cena acabe en trifulca.
  • Comerlo todo. Aunque la comida que ha preparado tu suegra no te guste debes comerlo todo. Aunque ella insista en que si no lo comes no pasa nada, debes comértelo todo. En realidad, sí pasa.
  • Cuidado con el alcohol. Nada como unas copas de más para empezar a sacar los trapos sucios de la familia. Por eso, la cena de Navidad no es el mejor sitio para pasarse con el alcohol.
  • Vestimenta. Siempre hay que ir bien arreglado si no quieres ser la comidilla del resto de asistentes.
  • Empatiza con el resto. Piensa que lo mismo alguno ha tenido un mal día o no les gusta la Navidad. Ponte en su piel y aguanta. Son solo un par de horas.
  • Ponte al día. Da un repaso a la actualidad antes de la reunión para estar listo ante cualquier pregunta.
  • Huye. Si ninguno de estos consejos resulta efectivo, lo mejor será que pienses otra forma de pasar la Navidad. Solo, lejos de suegros y cuñados.