Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seis consejos para sacar mayor rendimiento al 'running'

Aprender a corrercuatro.com

Cada persona tiene unas cualidades distintas que determinan la forma en la que deben correr. Según el peso, el largo de las piernas, la forma de los pies y el balance del cuerpo, la técnica recomendada es distinta. Conocer tu cuerpo será la clave para saber cómo hacer ejercicio, pero también existen unos elementos comunes para aprender a correr correctamente.

El fundador y director de ‘The Running School’, Mike Antoniades, señala a la BBC que la técnica para hacer ejercicio se puede mejorar. "Correr bien y correr rápido es una habilidad, no es algo con lo que se nace. Y como cualquier habilidad se puede enseñar."
Para sacar el mayor rendimiento posible al 'running' y prevenir lesiones, siempre hay que evitar realizar movimientos exagerados. Y lo más importante, conseguir que la técnica adecuada se emplee automáticamente.
1. Los brazos, lo más pegados al cuerpo posible.. Mover exageradamente los brazos puede ocasionar una excesiva torsión del tronco que puede afectar a las piernas ocasionándonos lesiones. Además, las palmas de las manos deben mirar hacia adentro o cerradas y los brazos formando un ángulo de 90 grados.
2. ‘Ahorra’ energía con los hombros relajados.. Subir los hombros afecta al movimiento de los brazos, y además, nos obliga a gastar más fuerza. Con la postura correcta, el impulso lo conseguiremos con los hombros y no con los antebrazos.
3. Cuanto más vertical, mejor. En ocasiones, el cuerpo tiende a inclinarse hacia delante al correr, creando presión en las rodillas. Para evitar lesiones, mantener una postura recta. Y si nos curvamos, estará bien siempre y cuando la inclinación comience en los tobillos y no desde la cadera. La cintura, lo más estable posible con pocos movimientos laterales.
4. Pisa suave y cerca del suelo. El riesgo de lesión es mucho mayor si pisamos con demasiada fuerza. En el caso en que podamos escuchar los golpes de los pies, nuestro cuerpo reabsorbe esa fuerza creando un gran impacto sobre nuestro cuerpo. Pisa suave, despégate poco del suelo y aterriza el pie a la altura de las caderas.  
5. Talón detrás del cuerpo. El muslo, con movimiento hacia delante, mantiene la pierna extendida dejando el talón detrás del cuerpo. Las rodillas, ligeramente dobladas en el momento del contacto entre el pie y el suelo. Básicamente, un importante trabajo del glúteo y del tendón de la corva, situado en la parte posterior del muslo.
6. Vista hacia delante. La cabeza siempre levantada y la mirada hacia el frente.