Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cinco razones para no comer de noche

El hombre del futurocuatro.com

La rutina de trabajo, especialmente en el caso de los españoles, no deja muchas alternativas al horario de alimentación. Sin embargo, cenar antes de dormir supone un riesgo para nuestra salud. Los expertos recomiendan realizar la última comida del día entre tres y cuatro horas antes de acostarse.

Según la información recogida por Noticias24, cenar poco antes de ir a dormir conlleva una serie de efectos negativos perjudiciales para la salud.
1. Influye en el ciclo metabólico: Al dormir, nuestro cuerpo tiene mayor dificultad para metabolizar los alimentos. Esto puede afectar al aumento de peso, problemas gastrointestinales, o enfermedades como diabetes.
2. Enfermedades cardíacas: Un estudio de la Universidad de Harvard ha concluido que los hombres que comen antes de acostarse tienen un 55% más de posibilidades de desarrollar enfermedades del corazón.
3. Acidez estomacal: Al tener la comida reciente, los ácidos del estómago suben al esófago, lo que supone ardores en el pecho y la garganta.
4. Despertarse en la noche para ir al baño: Como nuestro organismo tiene que hacer la digestión durante nuestras horas de sueño, la necesidad de ir al baño en mitad de la noche aumenta.
5. Mala calidad de sueño: La coodinadora de Nutrición y Dietética del IMSS de Jalisco, Rosa Iselda Yáñez Neri, ha afirmado que nuestra alimentación está relacionada con el sueño, y que por lo tanto, cenar tarde afecta a la calidad del sueño negativamente. Aconseja optar por comidas ligeras.