Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El conocimiento genético de los tumores hematológicos permite un diagnóstico y tratamiento personalizado

El conocimiento genético de los tumores hematológicos permite ya un diagnóstico y tratamiento personalizado, tal y como ha puesto de manifiesto el coordinador de la Unidad de Linfomas del Servicio de Hematología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz e investigador del Instituto de Investigación Sanitaria IIS-FJD, Raúl Córdoba.
El experto se ha pronunciado así en el VI Ciclo de Seminarios de Investigación organizado por la Universidad de Castilla-La Mancha, el Gobierno de la Comunidad y el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) y con la colaboración de la Fundación Instituto Roche.
"La medicina personalizada de precisión en los tumores hematológicos se viene practicando desde hace varias décadas, gracias al conocimiento de las características genéticas y moleculares que nos han permitido realizar un diagnóstico más preciso. En el campo del tratamiento, las estrategias terapéuticas dirigidas a alteraciones moleculares se vienen realizando desde hace más de 20 años", ha señalado.
Ahora bien, dada la complejidad genética de estos tumores y de la importancia de la personalización de los tratamientos, Córdoba ha subrayado la necesidad de contar con unidades o centros de referencia. "Necesitamos patólogos expertos, especializados en este tipo de tumores. Además, el futuro es trabajar en equipos integrados de diagnóstico hematológico, de los que formen parte tanto patólogos, hematólogos y los expertos en citometría de flujo, en genética y en biología molecular", ha recalcado.
Con respecto al tratamiento, prosigue, aunque muchas de las terapias disponibles actualmente se pueden administrar en casi cualquier centro hospitalario, cuando la enfermedad no responde a los tratamientos convencionales, los pacientes deberían ser remitidos a centros con experiencia en el manejo de casos complicados o refractarios, donde se les pueda ofrecer participar en ensayos clínicos con nuevos fármacos, y así ofrecerles una nueva opción de tratamiento.
Finalmente, el especialista ha recordado que la genética del paciente con un tumor sanguíneo es clave a la hora de personalizar su tratamiento y seleccionar las terapias más adecuadas en función de su perfil genómico. "Además, en estos momentos se están llevando a cabo numerosos ensayos clínicos en el campo de los tumores hematológicos guiados precisamente por las alteraciones genéticas y moleculares", ha zanjado.