Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El extraño caso de la anciana "muerta por congelación"

Abuela muerta en el cocheHudson Police Department

En la localidad de Hudson, Nueva York, el departamento de Policía recibió una llamada que le informaba de que había una anciana "muerta de congelación" dentro de un coche aparcado al lado del Ayuntamiento, según informa RT. Los agentes se desplazaron al lugar indicado y vieron dentro de un vehículo a la señora totalmente paralizado, por lo que al rompier una de las ventanas para poder salvar a la anciana se dieron cuenta que la mujer no era real, que era un maniquí perfectamente diseñado.

Una llamada que sorprendió a todo el departamento, tal fue la sorpresa que los agentes se desplazaron inmediatamente al lugar del hecho y encontraron lo que parecía ser una anciana sentada en el asiendo del pasajero del coche, con el cinturón de seguridad abrochado y con una máscara de oxígeno, según informa RT. El vehículo estaba totalmente cubierto de nieve, por lo que los policías dan a entender que la mujer había permanecido allí durante toda la noche a bajas temperaturas.
Los oficiales, sorprendidos, intentaron localizar a los dueños del vehículo estacionado y, tras fracasar en su intento, rompieron la ventanilla trasera del coche y abrieron la puerta. Al hacerlo, se dieron cuenta que la supuesta anciana no era una mujer real, sino un maniquí "extremadamente realista" ya que tenía manchas en la piel, llevaba ropa de verdad y portaba gafas y unos zapatos.
Por último, cuando el dueño del vehículo apareció, informó a los agentes que es un representante de ventas de una compañía que fabrica dispositivos de entrenamiento médico. Además, explicó que siempre traslada al maniquí en el asiento del copiloto en su coche. Según representantes de la Policía, el individuo se molestó al ver cómo los agentes le partieron la ventana del coche y recurrió a "expresiones vulgares" para demostrarlo.