Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un preso se hace como protesta un '666' al revés en la frente por error

Un condenado a muerte se hace un '666' en la frente al revés por errorCondado de Douglas

El prisionero estadounidense Nikko Jenkins, de 28 años, se fue a grabar en la frente el número '666' para alegar ante el juez que sufre demencia, pero cometió el error de utilizar un espejo para ver cómo quedaban los números y acabó por hacérselo al revés. Jenkins, de Estados Unidos, está condenado a muerte después de haber asesinado a cuatro personas tras salir de prisión en 2013.

Nikko Jenkins, estadounidense de 28 años, fue condenado a muerte tras haber asesinado a cuatro personas nada más salir de prisión en 2013. En un intento desesperado de mostrar que está enfermo mentalmente, trató de automutilarse grabándose en el afrente el número '666', símbolo biblíco del 'número de la bestia'. Sin embargo cometió un terrible error, se lo grabó al revés.
Cuando llevó a cabo este intento, Jenkins utilizó un espejo, de tal manera que se fue guiando por lo que observaba en el reflejo y acabó por cometer el error de hacerse el número del revés. Jenkins llamó a Peter Bataillon, juez del condado de Douglas, en Nebraska, para decirle que se había automutilado como protesta para que le medicaran por la enfermedad mental que alega tener, saltando así la sorpresa de que se había marcado al revés, según recoge Omaha.com.
No es la primera vez que Jenkins lleva a cabo una acción similar a esta, aunque sí con más acierto. El año pasado también se automutiló, haciéndose una esvástica entre los ojos para mostrar que necesitaba ayuda por la demencia que decía tener. Esto provocó que su condena a muerte se aplazara un año, hasta que el juez determinó que era perfectamente sano para enfrentarse a la condena.