Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un compuesto del té verde mejora el estado cognitivo y conductual de niños con trastorno del espectro alcohólico fetal

Un compuesto del té verde ha mejorado diversos aspectos cognitivos y conductuales en niños con trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) al año del tratamiento, según los resultados preliminares del primer estudio clínico coordinado por el jefe del Servicio de Neonatología del Hospital Clínic-Maternitat de Barcelona, Óscar García Algar, y financiado con una Ayuda a la Investigación Científica en Materia de Salud de la Fundación Mutua Madrileña.
Y es que, hay una relación directa entre consumo de alcohol durante el embarazo y efectos adversos en la gestación y en el desarrollo fetal y del recién nacido. Los recién nacidos que hayan estado expuestos al alcohol pueden sufrir discapacidades físicas y cognitivas, así como problemas de conducta y de aprendizaje. A menudo, se pueden dar varias afectaciones vez.
La prevalencia del conjunto de manifestaciones que pueden producir el TEAF está entre 9 y 10 por cada 1.000 recién nacidos vivos. En todo caso, se trata de un trastorno infradiagnosticado. Por otro lado, datos obtenidos mediante matrices biológicas, en concreto cabello de la madre, muestran que un 40 por cuento de las mujeres embarazadas de nuestro entorno consumen alcohol durante el embarazo.
En este sentido, el trabajo consiste en administrar el flavonoide epigalocatequina galato (EGCG), derivado del té verde, a niños con TEAF. Se trata de un modulador de la plasticidad neuronal que se ha mostrado eficaz en otras enfermedades que afectan al neurodesarrollo como el síndrome de Down, en otro estudio financiado por la Fundación Mutua Madrileña.
Según los primeros resultados provisionales a nivel clínico, al final del año de tratamiento se han observado efectos positivos y estadísticamente significativos en algunos aspectos cognitivos y conductuales. La mejora se ha dado en el área cognitiva verbal (razonamiento, comprensión y expresión verbal) y en la conducta exteriorizada (disminución de las conductas agresivas). Además, también se han visto mejoras relacionadas con la conducta social.