Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El comercio de pitones es sostenible y beneficia a las comunidades pobres del sureste asiático, según un estudio

Un estudio presentado por The Python Conservation Partnership (PCP), en la Conferencia de la CITES en Johannesburgo (Sudáfrica) ha revelado que la caza de pitones salvajes y su uso ganadero es ecológicamente sostenible y proporciona beneficios socioeconómicos para las poblaciones pobres del sureste asiático.
De este modo, la organización ha desarrollado una serie de métodos para verificar el origen de la pitones y así mejorar la trazabilidad de la piel de estos reptiles. Además, recomienda establecer unas tallas mínimas y un seguimiento de cada una de las especies para mejorar la sostenibilidad de su comercio.
Por otra parte, asegura que el comercio de las pitones ayuda a incrementar la resilencia de las comunidades pobres en Malasia y en Vietnam y que permite diversificar sus ingresos. Adicionalmente, la PCP ha desarrollado una serie de documentos técnicos y una guía de buenas prácticas en bienestar animal y gestión de granjas de pitones. De hecho, la entidad asegura que la empresa de accesorios Kering va a implementar estas medidas en su cadena de distribución.
Para la jefa de sostenibilidad de Kering, Marie-Claire Daveu, la transparencia en el comercio de pitones ha sido escasa y se requiere una nueva dirección para asegurar "un robusto y sostenible comercio". Asimismo, destaca que la PCP es "un excelente ejemplo" de modelo colaborativo a la hora de llevar a cabo proyectos.
Finalmente, el secretario general de la Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Fauna and Flora (CITES), Jon E. Scanlon, ha aplaudido este informe. Asimismo, ha mostrado esperanzas de que sirva para que el sector privado establezca los cimientos para que la cadena de valor de este tipo de comercio sea sostenible. "Este trabajo beneficiará tanto a las especies como a las comunidades locales. Esperamos que las entidades privadas desarrollen iniciativas tales como la de la PCP", ha concluido.