Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los colegios valencianos elegirán el peso del castellano, valenciano e inglés en base a seis niveles prefijados

El futuro nuevo decreto de plurilingüismo de la Comunitat Valenciana prevé eliminar las líneas lingüísticas separadas en castellano y en valenciano que seguían existiendo y transformarlo en un único programa lingüistico con presencia de las dos lenguas cooficiales y el inglés.
Con este nuevo sistema llamado 'Plurilingüe Dinámico' los colegios podrán elegir entre seis niveles, que van desde el Básico I al Avanzado II y que dependerán de que se introduzcan más materias en valenciano e inglés.
Además, al término de la escolaridad se acreditará el conocimiento de inglés y valenciano adquirido por el alumno --de acuerdo con el nivel alcanzado por el centro-- con un certificado equivalente al marco de referencia común y sin necesidad de examen externo.
Así lo han explicado el conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, y el secretario autonómico de Educación, Miguel Soler, durante un encuentro con medios sobre el borrador del decreto, que comenzará a tratarse esta semana en las mesas de negociación con representantes de la comunidad educativa.
Entre los cambios más significativos propuestos por la Conselleria, destaca el establecimiento de un Programa Plurilingüe Dinámico único con seis niveles de concreción con presencia de las dos lenguas cooficiales y el inglés: Básico 1, Básico 2, Intermedio 1, Intermedio 2, Avanzado 1 y Avanzado 2.
De esta manera, por lo que respecta a Infantil y Primaria, lo que hasta ahora era un Programa Plurilingüe de Enseñanza en Castellano (PPEC), en el que se imparte solo un área en valenciano, corresponderá al nivel Básico I, el mínimo "y que es el del decreto del Partido Popular", ha remarcado Marzà, que ha apuntado que ahora no hay ningún centro que pueda encuadrarse en el nivel Avanzado II.
Además, en el caso de que el PPEC imparta en valenciano una asignatura que sea Ciencias Sociales o Naturales, equivaldrá al nivel Básico II y si ambas se dan en la lengua autóctona, ya se pasa al nivel Intermedio I. El Avanzado I correspondería al actual Programa Plurilingüe d'Ensenyament en Valencià (PPEV).
De esta forma, serán los propios centros los que determinarán, según sus recursos, objetivos, entorno etc., si desean quedarse con el nivel que tienen --todos se encuentran como mínimo en el Básico I-- o cambiar a un programa superior (no se podrá retroceder).
En este caso, elaborarán una propuesta que tendrá que contar con la mayoría de dos tercios del consejo escolar en el caso de los colegios públicos. Si los centros son privados, la decisión será del titular oído el consejo escolar.
Al acabar la escolaridad, se certificará el nivel de competencia de los alumnos de forma que, por ejemplo, acabar el Bachillerato con un nivel Avanzado significará obtener la acreditación del B1 de inglés y el C1 de valenciano sin tener que someterse a un examen interno. Los centros educativos implementarán sistemas de evaluación del sistema y también la administración podrá controlar el cumplimiento y resultados.
"NI OCURRENCIAS NI APRIORISMOS POLÍTICOS"
La intención, ha subrayado el conseller, es erradicar la situación de la que se parte, que es un conocimiento insuficiente del inglés y "no óptimo" del valenciano, para crear "un programa de diferentes niveles de concreción, que se adapte al entorno de cada centro educativo y que no impone a nadie hacer algo que ahora no estaba haciendo". "No hay ocurrencias ni apriorismos de una apuesta política determinada", ha aseverado el titular de Educación.
Otra de las novedades será la introducción de un espacio reservado, dentro del horario lectivo, para trabajar la Competencia comunicativa oral, crucial para que los estudiantes puedan adquirir habilidades para expresarse en la conversación.
El principal hándicap, según se reconoce desde la administración, es la formación del profesorado. Por ello, han señalado Marzà y Soler, está previsto impulsar un "potente" plan dirigido a los docentes que contempla medidas como el Centro de Formación del Profesorado en multilingüismo, que se ubicará en Alzira (Valencia), actividades específicas en las Escuelas Oficiales de Idiomas e intercambios de profesores de otros países.
En cuanto al calendario de aplicación, la hoja de ruta es que en el curso 2017-2018 se instaure en Infantil; en el 2018-19 en primer y segundo de primaria y en el 2019-20 en tercero y cuarto. la generalización en Bachillerato y FP sería en 2023-24. Miguel Soler ha apuntado, sobre la posibilidad de que un Consell de otro signo político dejara sin efecto el sistema, que las cosas que funcionan bien persisten en el tiempo "pese a que cambie el gobierno".
A los responsables de la Conselleria también se les ha inquirido por posibles reticencias a modificar los planes lingüísticos por parte de colegios privados concertados o zonas castellanohablantes. Al respecto, han insistido en que el futuro decreto deja autonomía a los centros pero se han mostrado seguros de que la mayoría de los colegios y las familias quieren mejorar las competencias de los estudiantes. "Y la administración lo que va a hacer es acompañarlos", ha dicho Marzà.
MODIFICAR ZONAS ESCOLARES
Aquí, Miguel Soler ha avanzado que se podrán modificar las zonas escolares en grandes ciudades para asegurar que los padres puedan optar a la hora de matricular a sus hijos entre centros con diversos niveles de lenguas.
También se ha planteado el futuro de los llamados centros superplurilingües, que imparten un 80 por ciento del currículo en inglés. Al respecto, el secretario autonómico ha comentado que los alumnos que ya están en ese programa lo acabarán pero ha llamado la atención sobre el hecho de que dar más asignaturas en lengua inglesa no es siempre sinónimo de mayor aprendizaje, ya que puede repercutir en otros conocimientos no lingüísticos.