Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trucos para evitar que el coche se convierta en un horno en verano

Si estos días hace calor en la calle, imaginen el que hará dentro de un coche que ha estado al sol todo el día. Quema el volante, el asiento y nos arde la piel. Pero podemos hacer algo para evitar que se convierta en un horno. El primer truco es evidente: ponerlo a la sombra. Si no es posible, no olvidarnos el parasol. Después poner el aire acondicionado y bajar las ventanillas. A falta de aire, nos queda el remedio más casero, que consiste en abrir y cerrar las puertas varias veces.