Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer gasta más de 160.000 euros para parecerse a su caricatura

cirugía estética,caricatura,Krystina Butel,obsesión por la cirugía plásticacuatro.com

Una mujer británica lleva 15 años de su vida y más de 160.000 euros invertidos de criguía en cirugía para parecerse lo más posible a una caricatura que le hicieron en Ibiza cuando era una adolescente. Krystina Butel confiesa que "cuando vi el dibujo la primera vez, me sentí celosa"y no ha parado para parecerse a esa, la del dibujo.

Krystina Butel tenía 15 años cuando pasó unas vacaciones en Ibiza, donde le hicieron una caricatura. Desde entonces no ha dejado de hacer todo lo posible para parecerse a la mujer del dibujo.
"La caricatura me conquistó de inmediato; sentí celos de ella, era tal y como yo quería ser", confesó Butel.
La británica de Wakefield, en Yorkshire ha gastado una cifra que supera los 160.000 euros en cirugías estéticas para cumplir su sueño, según ha contado al Daily Mail.
La mujer explicó que lo que más le gustaba de aquel dibujo era el “enorme pecho y su cintura estrecha, como también sus ojos, su pelo y sus labios".
En ese momento no tenía dinero para someterse a las operaciones necesarias para transformarse en su propia caricatura, pero con paciencia fue haciéndose poco a poco los cambios.
Con su trabajo de peluquera ha ahorrado para hacerse un blanqueamiento dental, maquillaje extremo en cejas, pestañas, extensiones, inyecciones de bótox, sesiones de rayos UVA, implantes de pecho.
A pesar de haberse gastado una fortuna, Krystina sigue obsesionada con el aspecto del dibujo y ahora planea hacerse un levantamiento de cejas nuevos implantes para tener más pecho, más botox labiales para parecerse a la obra aún más.

'Mi caricatura me hace seguir adelante con mi sueño. Ella se ve exactamente como quiero ser. Sé que estoy más cerca de lo que era hace quince años, pero siempre hay algo más que pueda obtener en términos de cirugía para parecerme más a ella".
La mujer, que parece obsesionada con la cirugía estética, espera en el quirófano encontrar lo que ansía y se lamenta que no le dé todo lo que busca.
“Me encantaría que la cirugía tuviese más posibilidades, que pudiese pedir cualquier cosa, como cuando vas a un restaurante".