Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cirugía ortognática permite tratar la apnea del sueño y resolver alteraciones de la oclusión dental

La cirugía ortognática puede ayudar a mejorar el aspecto físico y, además, tratar las asimetrías de la cara, la apnea del sueño y las alteraciones de la oclusión dental que no se pueden resolver sólo con ortodoncia.
Y es que, tal y como ha explicado el doctor de la Unidad de Cirugía Oral y Maxilofacial & Odontología & Periodoncia Hospitalaria del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo, Javier Arias Gallo, con las técnicas de cirugía ortognática se pueden recolocar los huesos del maxilar y la mandíbula de tal manera que resulten más estéticos, más funcionales, y que mejoren en paso de aire durante la respiración.
Se trata de técnicas "muy seguras", que requieren un escaso tiempo de hospitalización, uno o dos días como norma general, y que, incluso, algunas intervenciones se realizan en régimen ambulatorio.
"Gracias a estos avances diagnósticos, podemos determinar la posición óptima en la que debe estar situado el maxilar y la mandíbula después de la cirugía. Y podemos determinar si esa posición final de los huesos es compatible con la posición final de los dientes, o si es necesario hacer ajustes dentales. Estos ajustes dentales, que se llevan a cabo mediante ortodoncia, pueden hacerse antes, después de la cirugía o en ambos momentos", ha explicado el experto.
COORDINACIÓN ENTRE ORTODONCISTA Y CIRUJANO
Cuando el paciente acude a la consulta se hacen fotografías, se toman modelos dentales y se hacen estudios radiológicos para hacer el diagnóstico exacto de la deformidad. Ahora bien, el doctor ha avisado de que el ortodoncista y el cirujano deben estar perfectamente coordinados ya desde ese primer momento, porque sin ese diagnóstico no podría llevarse a cabo un plan de tratamiento. Y es que, es ahí cuando puede determinarse si se pueden hacer movimientos de los huesos sin ortodoncia previa, o con una mínima ortodoncia, o con una ortodoncia completa.
A partir del estudio detallado de los maxilares, los dientes, la estética de la cara y la situación personal de cada paciente, se puede decidir si en primer lugar se lleva a cabo la cirugía y luego la ortodoncia; o si se comienza con una corta preparación ortodóncica, luego la cirugía y luego el grueso del tratamiento ortodóncico; o si se hace una ortodoncia completa antes de la intervención.
La principal ventaja de adelantar el momento de la intervención es que tanto la estética como la función de la cara y de los maxilares va a mejorar más rápido, y el paciente va a estar mucho más animado a la hora de soportar las lógicas molestias del tratamiento ortodóncico que venga después.
"Tras la cirugía ortognática se produce un proceso denominado fenómeno de aceleración regional (RAP, por sus siglas en inglés), que consiste en un aumento del metabolismo del hueso de las zonas operadas. Este fenómeno puede ser aprovechado por el ortodoncista para acelerar el tratamiento ortodóncico, reduciendo el tiempo necesario para un resultado estético, saludable y estable a largo plazo", ha zanjado.