Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarrollan una nueva vacuna contra la tuberculosis

Vacunacióncuatro.com

El primer ensayo clínico en humanos comenzó en 2009 y contó con 24 voluntarios sanos, incluidos 12 que fueron previamente vacunados con BCG, vacuna que es parte actualmente, del programa de vacunación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Científicos de la Universidad de MacMaster en Ontario, Canadá, han desarrollado una nueva vacuna contra la tuberculosis basada en un virus del resfriado modificado genéticamente. La vacuna ha sido diseñada en el laboratorio de Zhou Xing, profesor de Patología y Medicina Molecular de McMaster, y en 2012 se estableció que era segura.
En la mayoría de los participantes del ensayo se observó una fuerte respuesta inmune, aunque Xing reconoce la necesidad de más ensayos clínicos para medir su verdadero potencial. Por otra parte, Fiona Smaill, profesora y presidenta del Departamento de Medicina y Patología Molecular de la Facultad de Medicina Michael G. DeGroote de McMaster, ha asegurado que son “los primeros en haber creado una vacuna así contra la tuberculosis”. Ambos investigadores son miembros del Instituto de Investigación de Enfermedades Infecciosas de la Michael G. DeGroote.
Smaill destacó la “amenaza grave” de la tuberculosis para la salud pública y que un tercio de la población mundial está infectada con el microorganismo que la causa, además de que sigue siendo la enfermedad infecciosa más importante, sólo después del VIH. Además, ha asegurado que “la actual vacuna utilizada para prevenir no es eficaz”. Por ello, la nueva vacuna se desarrolló como un refuerzo para el bacilo de Calmette Guerin (BCG) , actualmente la única vacuna disponible contra la tuberculosis, desarrollada en la década de 1920.
Actualmente, la vacuna BCG es parte del programa de vacunación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Asia, África, Europa del Este y del Sur, así como Nunavut, la única jurisdicción canadiense donde la vacuna BCG se administra habitualmente a causa de la alta tasa de tuberculosis en el territorio.