Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sospechosos mensajes de Chris Cornell que hacen pensar en un posible suicidio

DL_u338056_020Gtres

Horas antes de la repentina muerte del famoso cantante y guitarrista de grunge, Chris Cornell, éste ofreció un concierto en el Fox Theater en Atlanta donde se escucharon evidencias de que el cantante se planteaba el suicidio. Para clausurar el concierto, el artista interpretó un tema en el que  hablaba de la muerte.

En su último show, en el que el artista vendió todas las entradas, interpretó una versión  de la canción del grupo Led Zeppelin, “In My Time of Dying” (en la hora de mi muerte). “En la hora de mi muerte, no quiero que nadie llore”; “todo lo que quiero es que lleven mi cuerpo a casa”, cantaba el artista.
Horas antes de la actuación, el mismo Cornell, publicaba un tweet en el que hablaba de su regreso a Detroit, y nada hacía sospechar aun lo que sucedería horas más tarde.

Del mismo modo, pero con un tono más revelador, el cantante publicó horas antes un post en su Facebook donde escribía “soy la forma de agujero dentro de tu corazón”.
Los resultados de la autopsia de la estrella aún no han sido publicados, pero según Daily Mail, la Policía de Detroit está investigando la muerte del Cornell como un posible suicidio, después de observar el lugar del suceso.
La estrella había admitido haber estado en rehabilitación por  adicción al alcohol durante 13 años, entre 1997 y 2010, en los que Soundgarden interrumpió su actividad musical.
La esposa del fallecido, fue la primera sorprendida de la muerte de su esposo y afirmó que Cornell no mostró signos suicidas ni incluso depresivos antes de lo hechos.
El famoso vocalista de la banda Soundgarden había ofrecido un concierto en el Fox Theater de Atlanta horas antes de que se hallaran su cuerpo sin vida en la habitación de su hotel en Detroit, según confirmó su representante Brian Bumbery.