Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abuso de las sandalias y chanclas puede ser perjudicial para nuestra salud

El abuso de las andalias y chanclas puede ser perjudicial para nuestra saludGtres

El verano es época de llevar poco tela. Las sandalias y las chanclas son un gran reclamo en esta época. Pero aunque llevar nuestros pies al aire puede ser más agradable, cuidado, puede dañar nuestras piernas y tobillos, ya que estas prendas carecen de sujeción.

Varios estudios han demostrado que este tipo de calzado no agarra bien todas las partes del pie, lo que puede derivar en graves lesiones en tobillos, rodillas en incluso espalda, que si abusamos, puede llegar a causarnos problemas de huesos, tendones y articulaciones.
Además, al carecer de sujeción en los tobillos, tendemos a agarrarnos con los dedos, acortando la zancada y haciendo una fuerza excesiva cuando los pies tocan el suelo. De esta forma una enorme fuerza se transfiere a las piernas y aumenta la presión sobre la parte inferior de nuestro cuerpo.
Además de estas carencias, las chanclas suelen provocar resbalones o caídas que, en muchas ocasiones acaban en esguinces.Seguir estos sencillos consejos a la hora de llevar chanclas puede evitarte caídas y problemas futuros.
- Las chanclas deben de ser de piel. Esto ayuda a que no aparezcan ampollas u otras irritaciones.  
- El pie no debe sobresalir del filo de la chancleta.
- No utilices chanclas para caminar largas distancias. Las chanclas más duras ofrecen poco en términos de absorción de choque y apoyo del arco.