Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una abuela inglesa descubre un ratón muerto en un paquete de cereales

Una abuela inglesa descubre un ratón muerto en un paquete de cerealesDailymail.com

Una abuela británica de la ciudad de Portsmouth, en Hants, encontró un ratón muerto en el cartón de cereales de Kellogg’s Crunchy Nut Cornflakes. Pauline Henderson, de 50 años, estaba llenando un bowl de un recién abierto cartón de cereales para su nieto Toby cuando el cuerpo del roedor cayó en el recipiente. La mujer vio caer algo negro y tuvo que retener al niño de dos años, que se apresuraba a cogerlo.

“Cuando  vi el ratón fue horrible y me sentí enferma”. Pauline señala que “sólo Dios sabe cuánto tiempo estuvo el ratón en la caja o si estaba vivo o muerto cuando llegó ahí”, informa Daily Mail.
“He puesto la caja y el ratón en el frigorífico por ahora porque quiero que Salud Medioambiental o Kellogg’s vengan y lo vean”, añade. “No pienso comprar Crunchy Nut nunca más”, asegura.
La mujer se ha quejado al supermercado Tesco, donde compró el paquete, en Portsmouth, y también lo ha notificado a las autoridades de Sanidad. Asegura que su queja en Tesco no fue tomada en serio. “El primer hombre que me atendió se rio y yo  pensé que no era gracioso, ¿me ves a mí riéndome?” El gerente le pidió el recibo de la compra, pero Pauline no pudo encontrarlo.
“He vuelto allí desde entonces y he visto todas las cajas de cereales en las estanterías, pero si uno tenía un ratón, alguna de ellas puede tener otros también”, señala.
Tesco asegura que está “preocupado” por el incidente. Un portavoz ha comunicado que agradecen a la señora Henderson que “nos alertara y trabajaremos con el proveedor en la investigación”.
Pauline habló también con Kellogg’s, quien le ofreció una nueva caja de cereales, lo que ella declinó. La empresa investiga cómo el ratón se introdujo en la caja y asegura que “no había pasado nunca antes”. Un portavoz indica que “nos tomamos las medidas de seguridad con la comida muy seriamente y llevamos a cabo inspecciones periódicas en nuestras fábricas”.