Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más cerca de la creación de vida artificial

La ciencia ha dado un paso crucial para la creación de vida artificial. Un equipo internacional de científicos encabezado por Jef Boeke, director del Centro Médico Langone del Instituto para Sistemas Genéticos de la Universidad de Nueva York, y el experto en modificación de ADN, Srinivasan Chandrasegaran, de la Universidad Johns Hopkins de Baltimoreen, ha sintetizado el primer cromosoma artificial en una célula de levadura. Es el avance que buscaba la biología sintética. En unos años se podrían producir nuevos medicamentos, materias primas para alimentos y biocombustibles.

Lo que ha hecho el equipo de Boeke y Chandrasegaran es algo más que un paso para la humanidad… es una zancada para la ciencia. Han logrado crear un cromosoma artificial que permitirá al a biología sintética, en el futuro, crear vida artificial
De su laboratorio ha salido un cromosoma artificial completo de una célula con núcleo. El tipo de célula que forma las plantas, los animales, y, los seres humanos.
Se trata de un cromosoma de la levadura de cerveza. Un hongo unicelular. Y han introducido ese cromosoma en la célula de la levadura y han comprobado que funciona correctamente.
Además, le han borrado lo que ellos consideraban información superflua y sigue siendo viable. Así que además de copiar, se puede modificar y mejorar.
Esto lo que permite es diseñar células que actúen como pequeñas fábricas. Con las que se puedan producir fármacos, vacunas, biocombustibles o hasta ingredientes para alimento.
Por ahora se deja atrás la creación de un organismo completo. Los investigadores, dicen, no tienen ni el conocimiento ni la intención para hacerlo. Tampoco existe la tecnología. Pero para algunos han logrado el monte Everest de la biología sintética. Y desde esta cima sí que se puede seguir subiendo.