Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un centenar de menores se casaron en España en la primera mitad de 2014

Un total de 106 menores de 18 años se casaron en España durante el primer semestre de 2014, cifra que supera a la recogida en todo 2013, cuando fueron 99 los niños y adolescentes que contrajeron matrimonio, de acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadística.

No sólo han aumentado las bodas de menores de edad sino que se celebraron más matrimonios a edades más tempranas. Si de los 99 chicos y chicas por debajo de 18 que se casaron en 2013 sólo había una niña menor de 15 y otra de esta edad, en los primeros seis meses de 2014 la cifra se multiplicó por diez, sobre todo en el género femenino.
En concreto, entre enero y junio se casaron dos niños y cuatro niñas que no habían cumplido los 15 años de edad y otros ocho chicos y nueve chicas que tenían justo los 15.
Asimismo, 27 chicas y 14 chicos se casaron a los 16, mientras un total de 11 varones y 31 mujeres habían cumplido los 17 años en el momento de oficiarse el matrimonio.
En España, el Código Civil establece la edad mínima para contraer matrimonio en 14 años siempre que lo avale un juez, límite que está en discusión pendiente del proyecto de Ley de Jurisdicción Voluntaria, actualmente en trámite en el Congreso, que prevé elevar a 16 años la edad indispensable.
No obstante, este cabo aún está suelto, pues en paralelo, el Senado está pendiente de decidir si fijar en el Código Penal la edad mínima para que una relación sexual sea consentida en 16 años, como propuso el Gobierno inicialmente, o dejarlo en 15, como instaron distintos grupos de la oposición.
Según fuentes parlamentarias, ambas edades deben coincidir, pues no tiene sentido que una niña de 15 años se casara y no se considerasen consentidas las relaciones sexuales durante su primer año de matrimonio. La decisión depende por el momento, de lo que acuerde el Senado, que cerrará el plazo de presentación de enmiendas a la reforma del Código Penal este miércoles.
MILES DE NIÑAS CASADAS EN LOS 70 Y LOS 80
La edad de contraer matrimonio en España se ha ido retrasando a medida que han pasado los años desde el inicio de la democracia, aunque aún perviven y con un mayor peso entre las mujeres que entre los hombres. En 1975 se casaron 77 chicos de 15 años o menos y 2.272 niñas de estas mismas edades. En 1980, fueron 73 niños y 2.517 niñas.
Una década después, ya se había reducido a 16 chicos de 15 años o menos y a 481 chicas en este tramo de edad. En 1995 no se casó ningún niño menor de 15 y lo hicieron 6 varones que ya los habían cumplido, frente a 217 niñas de estas edades. En el año 2000 ellas seguían siendo mayoría: 2 bodas de niños de 15 años o menos para 86 matrimonios de niñas que no habían cumplido los 16.
El año 2010 ha sido uno de los más bajos de la serie estadística y anómalo en la distribución por género: sólo se registraron dos niños casados con menos de 15 años, frente a dos niñas casadas con justo los 15 cumplidos, ninguna por debajo de este tramo. Un año después, fueron dos niñas casadas y ningún niño, conforme los datos del INE.
Para Save The Children, en todo caso hay que elevar los límites actuales. La directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de la organización, Ana Sastre, recuerda que 16 es la edad mínima en casi todos los países de la Unión Europea, no obstante, a esta organización le bastaría con que el límite se fijase en 15 pues al final, de lo que se trata es de proteger al menor de posibles abusos.
"Nuestra edad de consentimiento sexual es la más baja de Europa y es necesario elevarlo, sobre todo desde la perspectiva de prevenir abusos sexuales y violencia de género, no obstante, hay que ser muy cuidadosos para no penalizar relaciones que puedan estar al borde de la edad y eso hay que hacerlo analizando caso por caso", ha señalado.
Según explica, elevar la edad mínima para consentimiento sexual y, en consecuencia, para contraer matrimonio, es un avance pero no debe ser la única medida. "Si el objetivo es proteger a los menores contra la violencia sexual, la trata y los matrimonios forzados, no sólo puede quedarse en esa iniciativa, hay que poner en marcha mecanismos complementarios", plantea.
En este sentido, apuesta por "un sistema que garantice los derechos de niños y niñas y su interés superior, lo que implica procesos y protocolos de aplicación de ese interés en todos los ámbitos en los que el niño se mueve, ya sea en el sanitario el familiar o el cambio de estado civil, que puedan evaluar la decisión de ese menor para saber si ha sido elegida libremente por el niño".
Para Sastre, las implicaciones de contraer matrimonio a una edad tan temprana en España pueden ser importantes, especialmente si el enlace se traduce en que los menores abandonan el sistema educativo. Por eso, incide en la sensibilización, porque lo fundamental es, por un lado, "fomentar que esas niñas conozcan cuáles son sus expectativas" y, por otro, que "se garantice que van a tener las mismas oportunidades o que por lo menos, se las va a ayudar para que así sea".
La experta considera que se debe dar "a la educación la importancia que tiene", de modo que los chicos y chicas "estén motivados y vean lo bueno que les puede reportar" la formación. "Hay que crear expectativas y sueños en los niños que vayan más orientados a labrarse un desarrollo personal que les permita tener las mejores oportunidades posibles. Tienen que ver que sí tienen esas oportunidades", señala.
En este contexto, destaca que estas bodas tempranas "no tienen por qué condenar a esos niños a tener una vida infeliz, pero lo importante es que cuando tomen esa decisión lo hagan muy conscientes de las oportunidades que tienen y tendrían también fuera del matrimonio, que tomen esa decisión de forma absolutamente libre y completamente informada".