Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La caza de tiburones tiene graves consecuencias sobre el cambio climático

¡Tiburón a la vista! Así es estar cara a cara con un escualoIBER PRESS

Una investigación de la Universidad de Bournemouth ha demostrado que la mala gestión de los océanos, incluyendo la sobrepesca y el aleteo de los tiburones (cortar a los animales parte de sus miembros en vida), pueden tener un efecto adverso sobre el cambio climático del planeta.

El documento, publicado en 'Ecological Informatics', destaca la importancia de proteger los océanos y, más concretamente, de los tiburones en los ecosistemas marinos. De hecho, el equipo mostró que la eliminación de los depredadores superiores, entre los que se encuentran estos animales, de los ecosistemas marinos, tiene como consecuencia el aumento de la biomasa de los animales de presa, mayores niveles de respiración y, como tal, mayores niveles generales de dióxido de carbono.
El autor principal, Rick Stafford, ha indicado que "la investigación demuestra de manera muy real las consecuencias de gran alcance de la sobrepesca y de las prácticas bárbaras como el aleteo de tiburón". "Necesitamos ser mucho más conscientes de la importancia de los ecosistemas marinos y de cómo pueden afectarnos a todos", ha declarado.
El aleteo de tiburón, o proceso de eliminación de las aletas de tiburón cuando estos depredadores están vivos, les conduce a una muerte lenta. Esta práctica se ha convertido en un gran negocio en los últimos años, impulsado por la demanda de sopa de aleta de tiburón en los países orientales.
"El estudio identifica a los tiburones como una parte importante del funcionamiento del ecosistema marino, no como criaturas a las que temer y perseguirlas", ha apuntado Elisabeth Spiers, una de las investigadoras responsables del estudio.
El equipo cree que los informes negativos de los medios de comunicación sobre los ataques de tiburones, junto con la falta de conocimiento de los ecosistemas marinos han resultado en un apoyo público limitado para la conservación marina. "Esperamos que este estudio ayude a las personas a comprender la importancia del medio ambiente marino y que protegerlo puede tener efectos importantes en procesos aparentemente no relacionados como el cambio climático", ha insistido Stafford.