Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El castillo hinchable del accidente en el que murió la niña no tenía permiso municipal

El castillo hinchable de un restaurante de Caldes de Malavella (Girona) donde murió una niña de seis años no tenía permiso municipal, ha explicado el alcalde, Salvador Balliu, en declaraciones a Catalunya Ràdio.

El Ayuntamiento no tenía solicitud del restaurante para la instalación de un castillo hinchable, por lo que ignora si la estructura estaba homologada y si la instalación era correcta, ha explicado en declaraciones a Ana Rosa el alcalde de Caldes, Salvador Balliu.
Además, el primer teniente alcalde de la localidad catalana, Sergi Mir, ha explicado que cuando se solicita un permiso para instalar una actividad como esta, el consistorio pide dos certificados --uno de la homologación de la estructura y otro de la implantación--: "No estaba ni solicitado ni presentado", por lo que no han podido comprobar la homologación, aunque Ballius ha dicho que el dueño del restaurante ha dicho que sí la tenía.
PLENO EXTRAORDINARIO
Habrá pleno municipal extraordinario a las 18.45 horas de este mismo lunes para decretar dos días de luto, y el Ayuntamiento ha convocado un minuto de silencio para las 19.00 horas.
El accidente, cuyas causas investigan los Mossos d'Esquadra, ha causado la muerte a una niña y ha habido seis heridos más, trasladados a distintos hospitales.
Balliu ha relatado que los Mossos d'Esquadra manejan varias hipótesis sobre lo ocurrido en la atracción instalada hacía apenas dos meses: que las válvulas de seguridad fallaran; que la turbina que inyecta el aire no se parara, como debe hacer cuando hay demasiada presión; que los anclajes se rompieran, o que hubiera una explosión por el mal funcionamiento de las válvulas.
Ha añadido que los padres estaban dentro comiendo cuando el castillo hinchable salió volando.
Algunos testigos dicen que hubo un fuerte estruendo, mientras que otros dicen que fue el sonido de la lona al volar el castillo hinchable, que cayó sobre el tejado del restaurante y que los Mossos se llevaron.